Fútbol y Allioli

La certeza de que con deuda histórica o sin ella, la quiebra de las autonomías es reconocida hasta por el lince de "Torra", que por ello hace tiempo que se ha puesto a la cola de la ONU.

Recién intervenida la autonomía andaluza por la simpar Montero, no por el 155 sino por el tan tradicional, españolazo, traicionero y militroncho artículo 33. Expectante el país tras el clásico Real Madrid-Barcelona que nos depara otro maravilloso espectáculo mundial de tal vez genio pero con mala leche supremacista y servilismo independentista. 

Estemos todos pues a lo nuestro que a ver si cobramos de una vez la extra de Navidad o el Gordo escurridizo que nadie nos puede asegurar un mañana cierto, no ya por las agrias profecías de la niña Greta, sino por la certeza de que con deuda histórica o sin ella, la quiebra de las autonomías es reconocida hasta por el lince de "Torra", que por ello hace tiempo que se ha puesto a la cola de la ONU a ver si le dan por lo menos un puestecillo de cónsul honorario. O de celador o lo que se turne, vamos... sobre todo ahora que está inhabilitado y debería recibir a Sánchez en la cárcel.

Porque ya no hay comunistas. Ni por supuesto fascistas, pues ni catalanistas quedan: no hay más que mirar a Rufián ese gran botifler según las bases de ERC, que como también vaticinó Jaume Sisa ha acabado haciendo como todos los políticos sensibles desde la transición; deslumbrarse sin duda y por completo con ese Madri de las putas caras. Braman pues las ondas con sus Federicos, Herreras y Alsinas y nos vaticinan el apocalipsis según San Pedro. Se ve que no conocen a ese amigo tan valenciano, de Ramón y mío, que como máxima de su vida siempre nos advierte de que "nunca pasa nada...". Especialmente en esta sabía Europa en que ya no pasa nada porque ya pasaron demasiadas cosas en los veinte siglos felizmente pasados.

Jaime Navarro, abogado especialista en estafas bancarias @jaimenavarroabo 

Comenta esta noticia
Update CMP