28 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cristina Pedroche revela el duro trabajo de su madre para darle de comer de niña

Cristina Pedroche

Cristina Pedroche

La presentadora celebra su 32 cumpleaños acogiéndose los valores de esfuerzo y sacrificio que le inculcaron sus progenitores en Vallecas, el barrio natal que defiende con orgullo.

En mitad de una etapa personal y profesional no demasiado fácil, Cristina Pedroche acaba de soplar las velas de su 32 cumpleaños. Sin duda, está siendo un año complicado para todo el mundo; la presentadora de La Sexta lo califica de “atípico, raro y malo”.

Pero tiene un ‘arma secreta’: la ayuda de Domi y Paco, sus padres, los progenitores de una familia de lo más humilde. Y de ello presume la mujer del chef David Muñoz.

Porque Pedroche nunca ha ocultado cuáles eran sus orígenes, mostrando su orgullo por el barrio que la vio crecer. Aquella niña que acudía al estadio de Vallecas para animar a su Rayo Vallecano no imaginaba que años después se convertiría en uno de los rostros más populares de su país.

Un éxito que ha gestionado con cabeza y sin despegar nunca los pies del suelo, algo en lo que, según ella, han tenido mucho que ver los valores del sacrificio y la humildad que mamó desde cría.

 

“Desde los 16 años llevo trabajando, porque vengo de una familia que no estamos mal pero tirando a humilde”, recordaba en una entrevista para Risto Mejide recuperada por el portal Divinity. “Si a mí me apetecía comprarme 3 pares de vaqueros, pues quería todos y si mi madre solo me podía comprar unos, pues yo quería los otros dos también”, explicaba.

“Aunque mis padres siempre se han matado para darme lo mejor, tenía que trabajar si quería ciertas cosas”. Una lección sobre el esfuerzo que le hizo madurar de un plumazo en aquel piso de las afueras de Madrid.

A pesar de haber cosechado una gran fama que le ha llevado a trabajar y ganar dinero como imagen de grandes firmas y proyectos televisivos, Pedroche siempre ha explicado que esto no ha beneficiado a lo que ocurría en su entorno más cercano. Su padre se quedó en paro y su madre ha trabajado como limpiadora en un colegio ganando 800 euros. “Mis padres siempre han sido hormiguitas y han guardado dinero por lo que pudiera pasar”, reconocía el pasado año en una charla para la revista Hola.

 

Comenta esta noticia
Update CMP