Los comercios de la plaza de la Reina hacen frente a una "doble crisis"

Local cerrado en la Plaza de la Reina.

Local cerrado en la Plaza de la Reina.

Además de las consecuencias de la Covid-19, los locales que permanecen luchan contra la reducción de clientes como consecuencia de la peatonalización de la zona.

En Valencia el sector de la hostelería y del comercio se está viendo doblemente afectado; no solo por las consecuencias provocadas por la Covid-19 sino también por la peatonalización de algunas zonas de la ciudad, como es el caso de la Plaza de la Reina. En este recinto se ha restringido el tráfico y, como consecuencia, son muchos menos los turistas y las personas mayores que llegan hasta la zona y hacen uso de sus comercios y sus locales. Una situación "desesperada" para los dueños que ha desembocado en el cierre de varios establecimientos.

En la actualidad, de los 14 locales con los que cuenta la plaza de la Reina, alrededor de 5 son los que se encuentran abiertos; algunos están cerrados desde el comienzo del estado de alarma decretado con motivo de la pandemia y otros están cerrando ahora. Durante el día de ayer fueron tres los locales que cerraron por no poder hacer frente a esta situación. 

La eliminación de la parada de autobuses de esta zona por la peatonalización, tanto de autobuses urbanos como turísticos, ha supuesto la reducción de viandantes y, en consecuencia, de potenciales clientes de los comercios del entorno. De esta manera la constante afluencia de usuarios propia de esta plaza ahora es mucho menor.

 

Esta pérdida de turistas que ya no acceden a esta zona y la pérdida de personas de avanzada edad que llegaban a este punto de Valencia haciendo uso de los autobuses y que ahora no se pueden desplazar hasta aquí, ha agravado el estado desesperado de los comercios, muy afectados por el confinamiento. Según informa el colectivo comercial, han percibido una pérdida de entre el 50% y 80% de clientes.

La reordenación general de las líneas de autobuses que pasaban por la Plaza de la Reina ahora se desvía por la calle Poeta Querol y llegan hasta Porta de la Mar. 

Según cuentan los empresarios que se encuentran en esta plaza, algunos establecimientos han recibido ayudas en el alquiler por parte de los propietarios de los locales, llegando a disminuir en un 50% el precio del alquiler y, sin embargo, explican que a pesar de ello les resulta "muy complicado" seguir adelante. No obstante, otros, como es el caso de Chocolatería Valor, no han sido tan afortunados y muestran su descontento ante la falta de ayudas.  

"Con los aforos reducidos y sin turismo, el trabajo ha bajado mucho. Primero fue el covid, después quitaron los autobuses y ahora quieren hacer obras; nos van quitando gente por todos los lados. Gracias a los autobuses nosotros teníamos la terraza llena por las mañanas", apunta Gustavo, encargado de la Chocolatería Valor de la plaza de la Reina.

En el caso de Gustavo, no pierde la esperanza y esperan que la situación cambie en invierno, momento de temporada alta para ellos por la venta del chocolate caliente y los churros. Según explica, la temporada buena para este comercio suele empezar en el puente del Pilar, pero este año parece que se atrasará. Sin embargo, otros comercios no cuentan con esta baza.

Ante la situación complicada, los establecimientos que permanecen piden ayudan e instan a la Federación de Hostelería de Valencia a que medie con el ayuntamiento para llegar a alguna solución. 

"Hasta el momento no tenemos opciones. Sé que hay gente que se ha puesto en contacto con todo el mundo, pero nada. La opción es endeudarnos y acabar cerrando", explica Gustavo.

 

Comenta esta noticia
Update CMP