13 de noviembre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La foto de Ana Botella mirando de arriba a abajo a Preysler causa sensación

Al final, Ana Botella le quitó protagonismo a la reina de corazones.

Al final, Ana Botella le quitó protagonismo a la reina de corazones.

Sarao de los buenos el que celebró Mario Vargas Llosa por su 80 cumpleaños. Nadie quiso perderse la fiesta de alto copete y algunos invitados terminaron copando los titulares... a su pesar.

Como era de esperar Mario Vargas Llosa celebró este lunes su cumpleaños y lo hizo por todo lo alto con una gran cena y fiesta posterior en el hotel Villamagna de Madrid. A pesar de lo que se comentó, su pareja, Isabel Preysler no tuvo nada que ver con la gran celebración y es que el 80 cumpleaños corrió a cargo de los amigos de la Fundación Internacional de la Libertad y los de la Cátedra que lleva su nombre.

Personalidades internacionales, miembros de la alta sociedad española y políticos de nuestro país quisieron acompañar al Premio Nobel en una noche tan importante en la que Mario se reencontró con un gran número de amigos y conocidos. A pesar de la gran congregación, esa no será la única celebración de cumpleaños y es que la Casa de América acogerá este martes y miércoles el seminario Mario Vargas Llosa: cultura, ideas y libertad en el que intervendrán entre otros el Presidente del Gobierno en Funciones, Mariano Rajoy.

Sobre las ocho y media de la tarde comenzaron a llegar los primeros invitados al exclusivo hotel que contaba con unas medidas de seguridad extraordinarias para una noche tan especial. Entre las caras conocidas del mundo de la política estuvieron Felipe González, José María Aznar y su mujer Ana Botella, Esperanza Aguirre, Rosa Díez, Pablo Casado, el ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, y su compañero de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo.

Claro que si alguien causó sensación en las redes esa fue la exalcaldesa de Madrid Ana Botella. Una foto suya en la fiesta publicada por el diario El País y mirando de arriba a abajo a Isabel Preysler inspeccionando, quizá, el modelito de la reina de corazones, desató la locura en los mares de Internet y no se hablaba de otra cosa ese martes que de la instantánea de marras, que terminó eclipsando a los mismísimos protagonistas del sarao.

Por lo demás, fiesta de alto copete la de este lunes: todos los asistentes acudieron bajo las exigencias del protocolo, ellos con smoking y ellas con traje largo aunque hubo algunas invitadas que prefirieron el vestido por debajo de la rodilla, mucho más cómodo para la ocasión. Sin duda los grandes ausentes en la gran celebración fueron los hijos del escritor y es que de sus tres hijos,  tan solo acudió el mayor, Álvaro junto a su mujer, Susana Abad, con los que Mario mantiene una maravillosa relación.

Gracias a su profesión y al inicio de su vida profesional en el mundo del periodismo, Mario mantiene muy buena relación con grandes personalidades de la radio y la televisión como es el caso de Federico Jiménez Losantos, Boris Izaguirre, Iñaki  Gabilondo o Luis María Anson que tampoco se perdieron la gran celebración de cumpleaños. Tras varias horas en el interior, los invitados fueron abandonando la celebración progresivamente con una gran sonrisa y con palabras de agradecimiento hacia el cumpleañero por la gran fiesta.

Entre los primeros asistentes en salir del hotel estuvieron Felipe González y su mujer Mar García Vaquero, Ana Botella y José María Aznar o Esperanza Aguirre entre otros. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, tuvo unas bonitas palabras para el premio Nobel a la salida del cumpleaños: "Es un lujo vivir esto junto a una persona como él y un célebre de nuestra lengua y un amante de la libertad. Han sido muy emocionantes sus palabras y las de su hijo".

Uno de los últimos en salir del hotel Villamagna de Madrid fue el hijo de Mario Vargas Llosa, Álvaro, que también habló sobre la celebración: "Una sensación muy agradable y un día muy importante para mi padre y la familia". En representación de algunos de los amigos de la pareja acudió Boris Izaguirre que a su salida no dudó en hablar sobre la especial declaración de amor que Mario le había hecho a su pareja: "La felicidad tiene un nombre y es Isabel Preysler, esas son sus palabras" y añadió: "Ha sido muy emocionante todas las palabras que ha tenido Vargas Llosa para el conflicto en Venezuela, recordando la literatura y también para Isabel Preysler que han sido hermosísimas".

Comenta esta noticia
Update CMP