La vicepresidenta Oltra "desata" una bronca botánica

La dirigente de Compromís aprovecha la portavocía en el Gobierno y twitter para poner en evidencia sus diferencias con Puig y los socialistas

Los contagios de coronavirus se han disparado en la Comunitat Valenciana en los últimos días. Este sábado se batió el récord desde que empezó la pandemia tras registrarse 2.327 nuevos casos. Sabedor de la evolución negativa de la pandemia, un día antes, el viernes, el gobierno valenciano anunciaba a través del presidente Ximo Puig  y de la consellera Ana Barceló, ambos socialistas, nuevas restricciones de aforos y cierre perimetral. En otro Palau, en el Vistahermosa, la portavoz del Gobierno, Mónica Oltra, de Compromís, aprovechaba su comparecencia semanal para desmarcarse la medida aprobada y ajustar cuentas con varios de sus compañeros de Gobierno del Botànic, aunque en el fondo el ataque era al presidente con el que mantiene una evidente falta de sintonía.

Oltra, en un ejercicio de funambulismo, dijo que es la conselleria de Sanidad, atendiendo a los expertos, la que decide la profundidad de las restricciones, pero a renglón seguido abogaba por medidas más contundentes entre ellas el cierre de la hostelería, en la línea del País Vasco. 

Bronca como en Madrid

La vicepresidenta siguió con su campaña de "desmarque" y en la televisión autonómica calificó de "insuficientes" las medidas adoptadas por su Gobierno. La bronca que se asemeja a la que han mantenido la presidenta de Madrid, la popular Díaz Ayuso, con su vicepresidente Ignacio Aguado de Ciudadanos, ha subido otro peldaño en las últimos horas.

La número dos del Consell recurría a la redes para destacar que el coronavirus se había "desatado" con 2.327 contagios, al tiempo que atizaba al portavoz en Les Corts, Manolo Mata, quien hasta ahora ha venido siendo el cargo socialista más comprensivo con los "desmarques" de Oltra y ha hecho de puente ante la falta de sintonía entre la vicepresienta y el presidente Puig.

El verbo desatar utilizado por la nacionalista tiene su miga. Oltra considera que es objeto de una campaña de erosión tras la bronca de los 21 millones de presupuesto. El año pasado también hubo una notable discusión y un triste incidente en la conselleria de Hacienda horas antes de que se presentaran las cuentas. La relación de Oltra con el veterano conseller Vicent Soler hace tiempo que está deteriorada y como muestra los zascas que le envió en la rueda de prensa del viernes.

Oltra quier dejar claro que no va por libre y cuenta con Compromís. La cuenta oficial emitió ayer un comunicado en su apoyo que no parece suficiente ante el silencio  que varios de sus compañeros mantienen en los últimos días. En ese contexto todas la miradas están fijadas en el conseller de Eduación, Vicent Marzà.

 

 

rimir

Comenta esta noticia
Update CMP