15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La caída de Jorge Javier y otra pelea en GH agitan los cimientos de Telecinco

Mercedes Milá y Jorge Javier Vázquez, en la gala inaugural de Gran Hermano 17.

Mercedes Milá y Jorge Javier Vázquez, en la gala inaugural de Gran Hermano 17.

No está el horno para bollos en la cadena de Fuencarral. Su modelo de televisión, corazón + reality, comienza a cansar a la audiencia. La tendencia en las últimas semanas es preocupantes

Honda preocupación en Mediaset por la deriva de uno de sus programas estrella y que afianzaba el liderazgo de la semana en la noche de los viernes, Sálvame Deluxe hace aguas desde la irrupción en Antena 3 del show Tu cara me suena, que ha apartado del primer puesto del ranking a los de Jorge Javier Vázquez y compañía. Durante estas tres semanas el Deluxe ha caído estrepitosamente frente a la competencia. En la cadena de Fuencarral, según fuentes internas solventes consultadas por ESdiario, comienza a reavivarse un viejo debate: ¿está agotada nuestra fórmula de periodismo rosa?

En los despachos nobles de Mediaset se habla efectivamente de "agotamiento" del producto y los detractores internos, que los hay, de la "fórmula Sálvame" empiezan a poner sobre la mesa esos síntomas, que no son otros que la caída sostenida de la oferta de sobremesa (Sálvame Diario) y la fatal consecuencia en su producto estrena nocturno del viernes en prime-time, el Deluxe. Un producto, por cierto, rentable para la cadena pero no por ello menos caro.

Así que el debate está encima de la mesa con la pérdida de liderazgo de Jorge Javier Vazquez y su Deluxe y más aún cuando otro de los productos estrella y marca de la casa, Gran Hermano, está haciendo aguas pero por otros motivos bien distintos. Con una audiencia aceptable (la gala de los jueves mantiene la primera posición), lo cierto es que esta edición, que hace la número 17, está llevando asociado otro quebradero de cabeza para la dirección de Mediaset: las violentas disputas de los integrantes de la casa. Tanto es así que la dirección del programa decidió este jueves realizar varios "cara a cara" para cerrar los varios frentes abiertos entre concursantes y evitar así los desagradables altercados que vienen produciendo entre los habitantes de la casa. 

Pero la iniciativa no ha sido fructífera porque horas después la casa volvió a ser un polvorín "gracias" a la pelea de dos concursantes en esta ocasión a costa de el desorden de la casa-plató de Guadalix de la Sierra. Una de las concursantes, Clara, iniciaba el lío por el estado de la casa y de la ropa en los armarios. Otra compañera, Bea, salía rápidamente en su propia defensa asegurando que ella mantenía el suyo de manera impoluta, acusando a otra, Meritxell, de ser la responsable del desorden. Bastó entonces la expresión "no hay huevos" a modo de: "Tú siempre dices que Naranjita la lía, pero luego la Naranjita no lía nada", para que Clara vaciase el armario de su compañera y tirase toda su ropa al suelo.

El lío ya estaba armando y la bronca, con insultos y llantos incluidos, fue monumental y barriobajera para preocupación de los directivos que en Mediaset piensan que "todo tiene un límite". Los cimientos de la cadena de Fuencarral tiemblan entre los partidarios de mantener el modelo televisivo actual (que bien es cierto que le ha aupado a un liderazgo mes a mes que dura dos años seguidos) y entre quienes defienden que algo hay que cambiar, que además de la pobre imagen, el modelo se está "agotando de tanto usarlo". 

Comenta esta noticia
Update CMP