21 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MartÍN BEAUMONT

Rechazan a Jorge Javier para realizar campañas publicitarias por su mala imagen

Corren malos tiempos para Jorge Javier

Corren malos tiempos para Jorge Javier

El presentador no atraviesa un buen momento. Anímicamente, está tocado por el correctivo que la audiencia le ha dado en relación a GH. Ha tenido problemas con Paz y Carlota en Sálvame.

Kiko Matamoros metió el dedo en la llaga al hablar en Sábado Deluxe del coste tan alto que representa trabajar en Sálvame. Dijo muy a las claras que ninguna empresa iba a contratarle tras su adiós, y fue más allá al manifestar que tampoco cadena de televisión alguna. Sin duda, lo más impactante resultó su percepción sobre el trato que reciben los colaboradores del programa por parte de la cadena. Es verdad que desde las alturas les han manifestado su reconocimiento por el gran trabajo realizado y que las audiencias corroboran, pero no es menos cierto que están vetados en otros programas de la casa. Es el caso de Pasapalabra, que tan solo ha invitado a los presentadores y a Terelu Campos cuando anunció su enfermedad. Innegable que hay una línea que separa a los tertulianos de Sálvame de otros espacios de la cadena. En el caso de Paz Padilla, le han prohibido que haga de Chusa en Sálvame, ni que sea medio minuto.

Durante años, Jorge Javier clamó porque empresas importantes no le contrataban para realizar campañas publicitarias. Habló con profesionales que entienden de lo que buscan las firmas a la hora de fichar a una celebrity como imagen y fue ahí donde comprendió que Sálvame es una losa que llevará de por vida. Así las cosas, tiene que conformarse con las cuñas que realiza durante la emisión del programa de las tardes. Esto ha motivado un enfrentamiento, y espantá, con Carlota Corredera y Paz, ya que Jorge no estaba de acuerdo con que se rompiera el pacto por el que los tres se repartirían los beneficios obtenidos de la publicidad en Sálvame a partes iguales. Sin embargo, sus compañeras se opusieron porque, desde hace tiempo, el catalán está más ausente que presente en Sálvame. Así las cosas, el presentador, se desconoce si por decisión propia o impuesta, la semana pasada, pilotó la nave un par de tardes.

En los últimos tiempos, empiezan a surgir rumores de como sería en realidad Jorge Javier Vázquez. Se dice que tiene un ego inmenso, crecido por el éxito,  y que esto le ha hecho despegar los pies del suelo. Son varias las veces que ha dado muestras de ello. En este sentido, hay dos hechos reseñables, la noche que le dijo auténticas barbaridades a Olvido Hormigos en el Deluxe y su aterrizaje en Gran Hermano. Se equivocó en la manera en que encaró el rechazo que producía entre algunos ex concursantes. Lejos de suavizar, se subió en su nube para mirar a los detractores por encima del hombro y darles siempre que podía. Esto se lo recriminó Mercedes Milá, en forma de consejo, sin ir más lejos.

Es en esta segunda edición al frente del reality en la que el catalán está recibiendo el correctivo más duro que podía esperar. La gala de estreno fue la que menos share obtuvo en toda la historia del concurso. Tampoco los números acompañan los jueves, pues GH está entre el 14 y el 15%. Semana a semana, fans y ex concursantes claman en redes sociales por la vuelta de Mercedes Milá. Una mujer insustituible porque forma parte de la esencia perdida del reality. Y eso lo notan los adeptos al formato, que auguran que esta edición acabará antes de tiempo y será la última. Visto lo visto, no es extraño que Jorge Javier Vázquez esté tocado anímicamente.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia