18 de julio de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Reina Margarita de Dinamarca, destrozada por una terrible pérdida

La familia real danesa está de luto (FOTO: © M. Mielgo - JM Noticias, para uso exclusivo en Esdiario.es)

La familia real danesa está de luto (FOTO: © M. Mielgo - JM Noticias, para uso exclusivo en Esdiario.es)

La Familia Real danesa está de luto. Se han cumplido los peores presagios y el príncipe Henrik ha fallecido. Con él se va una forma peculiar de entender la monarquía que la puso en jaque.

El príncipe Henrik de Dinamarca falleció anoche en el Castillo de Fredensborg a los ochenta y tres años de edad. En el momento de la muerte, a las 23:18  horas, el noble se encontraba acompañado por su esposa, la Reina Margarita, y sus dos hijos, Joaquín y Federico. La Casa Real danesa ha decretado un mes de luto, que durará hasta el próximo 14 de marzo, y durante el mismo quedan anuladas las salidas de carácter social de los miembros de la Familia Real. Asimismo, los daneses tienen a su disposición un libro de condolencias en el Detguls Palæ (Palacio Amarillo) en Copenhague, hasta el veinte de febrero. En cuanto al luto oficial, se han decretado dos días.

Fue ayer cuando Henrik de Dinamarca fue trasladado del hospital al Castillo de Fredensborg, en el norte de Copenhague, para pasar sus últimas horas, tal como informó la Casa Real danesa mediante un comunicado en el que también expresaban que el príncipe se encontraba en estado muy grave. El hecho de que Joaquín y Federico de Dinamarca, que durante el día ya estuvieron junto a su padre, regresaran apresuradamente a Fredensborg a las 22:10 de la noche, hizo temer lo peor.

El consorte de la soberana danesa, que ya padecía demencia senil además de otros problemas vasculares, tuvo que ser trasladado a finales de enero desde Egipto, donde pasaba unos días de asueto, hasta Copenhague por problemas de salud. En el hospital, los médicos descubrieron que Henrik tenía un tumor en el pulmón izquierdo, afortunadamente benigno, además de una infección pulmonar (neumonía) que debido a su edad y la debilidad de su sistema inmunológico no pudieron curar. 

El príncipe Henrik jamás ocultó su desacuerdo por no poder ostentar el título de Rey, ni que fuera como consorte: “Hoy, a la mujer de un Rey se le da el título de Reina, pero el marido de una Reina no se convierte en Rey al casarse. En estas condiciones, la relación de pareja queda desequilibrada”. La forma tan peculiar de proceder del príncipe habría acabado con cualquier matrimonio. Sin embargo, la Reina Margarita, profundamente enamorada, jamás tuvo en cuenta estas cosas. Muy al contrario, siempre se mostró comprensiva y protectora con su marido.

 

Comenta esta noticia
Update CMP