22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La fuerte caída de Rivera refuerza a Casado y Sánchez no da respiro a Iglesias

Cs se deja en un mes 16 escaños, coincidiendo con su mayor crisis de identidad, según la encuesta de ESdiario. El bipartidismo continúa ganando terreno: el PP recupera 21 diputados.

La amenaza de una repetición electoral sigue engordando al bipartidismo. La encuesta mensual elaborada por Demoscopia y Servicios para ESdiario muestra que el PSOE y el PP continúan creciendo a costa de Unidas Podemos, uno; y de Ciudadanos y Vox, el otro. 

En la semana en la que Pedro Sánchez comienza una nueva ronda de contactos para intentar desatascar la investidura, el sondeo le sitúa muy por delante, con el 31,3% de los votos, siete décimas más que en el anterior. 

Los socialistas obtuvieron 123 escaños en las elecciones del 28 de abril y ya van por los 142, atendiendo a los resultados de la encuesta. De momento va ganando la famosa batalla por el relato mientras continúa en funciones, sin Parlamento que le controle y sin proyectos de ley que tener que impulsar.

 

No obstante, el PP crece más que el PSOE. De celebrarse elecciones hoy, Pablo Casado sumaría 21 escaños más que en abril y un 4,8% más de porcentaje de voto. Un aumento muy considerable que hasta junio venía asentándose en el retroceso de Vox pero que ahora también se explica por la repentina caída de Cs

Hasta junio, el partido de Albert Rivera obtenía en las encuestas incluso mejor resultado que en las elecciones. Pero súbitamente en el último mes ha perdido 16 escaños y 1,4 puntos de porcentaje de voto, hasta quedarse con 47 diputados y el 16,2%.

El retroceso de Cs coincide con las presiones al partido para que se abstenga en la investidura de Sánchez o incluso pacte con él, presiones que han sumido a la formación en una crisis de identidad que de momento lleva varias dimisiones. Entre ellas, la del exdiputado Toni Roldán y más recientemente la del portavoz en el Parlament balear, Xavier Pericay, uno de los fundadores del partido.

A ello se suma la estrategia de pactos postelectorales de Rivera y su empeño en no retratarse junto a Vox a pesar de necesitar sus votos. Este mismo lunes Santiago Abascal ha calificado de "aparheid" lo que Cs pretende hacer con ellos.

Unidas Podemos recupera algo respecto al anterior sondeo, cuando había caído de golpe 3,5 puntos y 18 escaños. Parece que los votantes que le quedan a Pablo Iglesias (los que no, ya se habían ido antes) están con él en su estrategia de pedir su entrada en el Gobierno de Sánchez como ministro.

A día de hoy, según Demoscopia y Servicios, Unidas Podemos obtendría en las urnas 29 escaños, con un 11,2% de los apoyos. Un resultado a todas luces terrorífico, más si cabe después de que quien fuera su gran referente en la esfera hace unos años, Alexis Tsypras, recibiera un tremendo correctivo en las urnas griegas.

Inevitablemente, la participación descendería en unas segundas elecciones generales. Según la encuesta que publica Esdiario, caería un 3,4%, hasta el 72,4%. Ésa es la principal variable que ni siquiera el gurú de Sánchez, Iván Redondo, puede calibrar. Además, la cifra de indecisos se sitúa en el 30,3%.    

En cuanto a la fidelidad de voto, el PP se mantiene en cabeza (89%), seguido muy de cerca por el PSOE (88%). Por contra, en el caso de Vox cae al 59%: el 24% de quienes declaran haber votado por Abascal en abril esta vez se decantaría por Casado.

 

 

En el caso de Unidas Podemos, amarra al 65% de su electorado. El 17% afirma que en esta ocasión votaría a Sánchez. Y en Cs, de tener una fidelidad alta ha pasado al 80%. El 5% de sus votantes se irían hoy al PP y el 3% al PSOE. 

Con este panorama retoma Sánchez las negociaciones para que la investidura de julio no sea la crónica de un fracaso anunciado.

Comenta esta noticia
Update CMP