Colorín colorado...la sentencia de Marcelino ha llegado

Desde esa posición logro Rubén Alcaraz el empate

Desde esa posición logro Rubén Alcaraz el empate

Valencia CF 1 - R. Valladolid 1. Otro empate más, aunque en este caso con consecuencias diferentes. La úndecima igualada valenciansta en el campeonato de liga marcará un antes y un después.

Quien juega con fuego termina quemándose. Retrasar lo inevitable - destitución de Marcelino - únicamente sería prolongar una agonía innecesaria; así que - salvo giro inesperado de los acontecimientos - el recurrente apagafuegos de Salvador Gónzalez Marco "Voro" tomará las riendas del equipo, de entrada, con el importante cometido de darle la vuelta a la eliminatoria copera que en Gijón tanto se complicó.

La mentalización valencianista, para lo bueno y para lo malo, era similar a la de una final. De esa manera los interiores Cheryshev y Carlos Soler comenzaron culminando sus respectivas internadas con peligrosos centros al área o, incluso, con remates al arco defendido por Masip. Rodrigo no acertaba a empujar a gol un envío del ruso en el primer aviso, acción que poco más tarde encontraba reflejo por la otra banda con Parejo a punto de cristalizar en tanto una jugada bien llevada por Soler. Pero sin duda sería el propio Cheryshev el que gozaría de la ocasión más clara del primer tiempo, cruzando en exceso el esférico al borde del área chica.

Poco o nada ofreció en campo contrario el Real Valladolid en una primera mitad, desde su punto de vista, marcada por las dificultades que le obligaban a detener con dureza, cargándose de esa manera de amonestaciones, los avances de un cuadro de Marcelino que no veía cuajar su despliegue ofensivo, en parte, por los nervios y la tensión que genera un choque planteado ya sobre unas premisas íntimamente ligadas a las urgencias.

Con un guion de características similares, la impresión de dominio che aún se hacía más patente a lo largo del segundo un segundo acto en el que iban a ocurrir más cosas. La primera de ellas, por cierto, muy significativa; Calero derribaba a Santi Mina junto a un punto de penalti que el colegiado decretó. El motivo por el cual Rodrigo Moreno agarró con rapidez el cuero - lo lógico sería que lo hubiera hecho Dani Parejo - se desconoce. Lo cierto es que la gran intervención de Masip le imposibilitó abrir el marcador a los 54 minutos de juego.

Pero, hoy sí, el Valencia continuaba intentándolo por todos lo medios. Como el que eligió su capitán, abriendo con calidad a la banda para poner lejos del alcance - cerca de la escuadra - el balón en su llegada a zona de remate después del medido envío de Carlos Soler. Era el 1-0 y quedaban veinte minutos para consolidar tan balsámico triunfo.

Sin embargo, no hay choque sin sobresaltos... no sin posibilidad de "X" en Mestalla y, pese a que su bagaje ofensivo era nulo, uno de los mejores lanzadores de libres directos de LaLiga como es el caso del mediocentro Rubén Alcaraz aprovechaba una absurda falta de Coquelin sobre Unal para  hacer inútiles los esfuerzos de Neto mediante la perfecta ejecución de su golpeo a la escuadra. Otro 1-1 llegaba al feudo valencianista sin remisión...quizás ya el último de tantos para Marcelino.

Comenta esta noticia
Update CMP