El proyecto político local que surgió de Cs cumple un año y busca expandirse

Armando Peris, presidente de Silla Ciudadana y ex coordinador de Ciudadanos en l´Horta Sud

Armando Peris, presidente de Silla Ciudadana y ex coordinador de Ciudadanos en l´Horta Sud

Dependiendo de qué ocurra con Ciudadanos en los próximos meses esa formación, dirigida por un ex del partido, podría ampliar sus bases rápidamente

La primera escisión importante de Ciudadanos se aglutinó en torno a Contigo Somos Democracia, un partido de ámbito nacional presidido por el ex diputado provincial por Valencia y ex concejal de Benetússer José Enrique Aguar. Ese éxodo inicial de cargos y militantes de Cs se inició en 2017, cuando se produjo el abandono de la socialdemocracia y el viraje ideológico, pero no fue el único que sufrió el partido. En el año previo a este de 2019, que ha sido electoral, hubo más marchas, aunque una destacó especialmente. No tanto porque ocupara un cargo institucional relevante, sino por la importancia que había tenido en la organización de una comarca fundamental.

Armando Peris, responsable en Silla y coordinador de la territorial de l´Horta Sud, decidió en agosto de 2018 que dejaba Ciudadanos y empezó a gestar un nuevo proyecto político. Este último fue pergeñándose como una formación de ámbito local, aunque sin olvidar el estrato provincial. Esta semana ha cumplido un año de existencia Silla Ciudadana, el partido que fundó y que estuvo a punto de lograr concejal. Se quedó a escasos votos, como su ex formación, Ciudadanos, que perdió el edil que tenía.

En los meses previos a la campaña Peris trató de orquestar una red de candidaturas locales, entre ellas algunas lideradas por concejales descabalgados a última hora de puestos de salida de Cs, como Toni Milla, en Alfafar; o Ciro Palmer, en Gandia. No obstante, apenas disponía de tiempo para hilvanar esa cadena de partidos y la experiencia no cuajó ante un Ciudadanos que vivía su mejor momento después de lograr 57 escaños en el Congreso el 28 de abril.

La situación ha cambiado. Las pasadas elecciones de noviembre supusieron un punto de inflexión tanto para Ciudadanos como para otras formaciones que aspiran a nutrirse de ex del partido que ahora dirige una gestora. A estos últimos porque les ha animado a abrir esa vía, la de incorporar fichajes con experiencia, y ya no se trata únicamente del PP. 

Ciudadanos ha logrado inocular el ´virus´de la política a personas que la desconocían o que preferían no meterse en ese ámbito. Lo ha hecho hasta el punto de que muchas de ellas ahora tienen acta de concejal y ganas de seguir más allá de lo que ocurra con su partido en un futuro inmediato. Cs se enfrenta, en febrero, con la votación y constitución de su nueva ejecutiva, y en marzo, con el congreso extraordinario, a la encrucijada de si saldrá reforzado con Inés Arrimadas y con las bases implicadas en el proyecto, o se resquebrajará con grave riesgo de provocar un grave hundimiento.

En el caso de que ocurra esto último, ya hay un importante grupo de cargos públicos y militantes en la Comunidad Valenciana que piensan en un posible plan B de ámbito más localista y provincialista. Esa idea engarzaría con la que propuso, de una manera incipiente por falta de tiempo, Armando Peris en marzo-abril, y que podría retomar. Por tanto, se produciría una conjunción de proyectos que facilitaría el encaje.

En cualquier caso, esta cuestión se resolverá en los próximos meses. De momento, Silla Ciudadana ha cumplido su primer año con ganas de más. Y no solamente en Silla.

Comenta esta noticia
Update CMP