La izquierda contra el hombre blanco

¿Acaso está España llena de gente que prefiere fascistas a las mujeres como señalaba una pancarta del mitin de Sánchez en Valencia?

Me gustaría saber en qué momento en las sedes del PSOE, Podemos y viceversa, en una de esas reuniones típicas en los partidos para trazar la estrategia electoral, alguien se levantó y dijo “vamos a masacrar al hombre blanco hetero, causa de todos los males actuales”.

No sé si es cosa del famoso gurú Iván Redondo o de las mentes pensantes de la Complutense, pero como estrategia política es lo ‘mejor’ que se ha visto en años: espantar el voto de nada más y nada menos la mitad de la población española.
La izquierda española se ha metido en el jardín del feminismo radical, feminazismo u odio al hombre (que cada uno lo llame como quiera), que por cierto nada tiene que ver con el feminismo o la igualdad entre hombres y mujeres, y ahora no sabe cómo salir de tal berenjenal.

La vicepresidente Carmen Calvo es uno de los exponentes de esta corriente. No hay entrevista que no aproveche para presentar al hombre (español y blanco, no lo olviden) como una especie de ser con inclinación natural hacia la violencia, responsable de todo tipo de opresión y cómplice de cualquier cosa mala que le pase a las mujeres.

Calvo llegó a decir que “a una mujer hay que creerla sí o sí, diga lo que diga”. Traducido: que le importa un carajo la presunción de inocencia y la carga de la prueba. Si una mujer dice que ha visto extraterrestres, hay que creerla ¿Las pruebas? ¿la inocencia del acusado? Para qué, eso son nimiedades para Calvo, la vicepresidenta del gobierno, cargándose el Estado de Derecho y la presunción de inocencia de la mitad de la población, los hombres. 

Nuestra querida Valencia no se salva de la moda. Este mismo fin de semana pasado, la candidata del PSOE a la alcaldía de Valencia, Sandra Gómez, alababa a una activista del entorno de Bildu que se autodefine como “feminazi” y dice perlas como “la heterosexualidad es violencia” o “hay que hacer la guerra al hombre blanco”.

Luego en mayo en el PSOE y en parte de la izquierda se extrañarán cuando se peguen el castañazo en las urnas y opciones como Vox obtengan diputados y concejales ¿Cómo es posible con lo guays que somos? Dirán en sus sedes… Pues a lo mejor insultar a la mitad de los votantes no sea una buena estrategia.
La izquierda se extraña si opciones políticas que dicen ir contra la ley la violencia de género suben en las encuestas. O si youtubers como ‘Un tío blanco hetero’, que desmonta con sus vídeos al feminismo radical, son líderes de audiencia.

¿Cómo es posible? ¿acaso está España llena de gente que prefiere fascistas a las mujeres como señalaba una pancarta del mitin de Sánchez en Valencia? No señores, España de lo que está llena es de gente cansada de que cuatro adolescentes progres que no han trabajado en su vida y cinco señoras de la asociación progresista de no sé qué les digan cómo tienen que hablar y comportarse para no ser ‘machistas’ o no indignar a nadie.

Gente que ha dicho ‘hasta aquí hemos llegado’ y aguanta que por ser hombre tenga automáticamente la sombra de posible maltratador. Sigan señores de la izquierda, sigan despreciando a la mitad de los votantes, que les va a quedar un resultado electoral fetén.

 *Periodista, publicista y analista político

Comenta esta noticia
Update CMP