27 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El alcalde de Valladolid no recula con Ayuso y la manda ahora a comer calamares

Óscar Puente e Isabel Díaz Ayuso

Óscar Puente e Isabel Díaz Ayuso

El también portavoz nacional del PSOE no rectifica sus insultos a la presidenta de la Comunidad de Madrid y añade un nuevo desprecio a la lista.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, no da un paso atrás. El lunes dudo del equilibrio mental de Isabel Díaz Ayuso, la tildó de incompetente y la acusó de ser un "peligro" para la Comunidad de Madrid y las regiones limítrofes.

Y al día siguiente, lejos de rectificar por sus palabras machistas, ahondó en los desprecios para la dirigente del PP con otro sonoro mensaje en las redes sociales en la que la envió, literalmente, a comerse un "bocata de calamares".

El portavoz nacional de la Ejecutiva Federal del PSOE y hombre de la máxima confianza de Pedro Sánchez, aunque su papel está ahora muy limitado, se caracteriza por la rotundidad de sus mensajes, especialmente contra dirigentes o periodistas que no se alinean con su partido, y pese a la catarata de quejas por el carácter sexista de sus palabras contra Ayuso, parece decidido a mantener el tono de desprecios.

 

 

Sus quejas contra la presidenta de la región madrileña, blanco de los ataques de la izquierda en su conjunto, forman parte de una campaña que ya se desató en marzo y vuelve con fuerza: responsabilizarla de las cifras de infectados o fallecidos por COVID mientras, a la vez, se silencia la responsabilidad de La Moncloa, que ni siquiera ha reconocido aún la cifra de muertos reales por la pandemia, cercana a los 50.000.

 

Los colectivos feministas oficiales tampoco han salido en defensa de Díaz Ayuso, cuyas competencias reales en todas las materias o están subordinadas al Gobierno en tiempos de pandemia, según dictamina la Ley de Salud Pública, o simplemente no existen, caso de la gestión de los aeropuertos.

Pese a eso, Puente, conocido por otras frases muy duras en las redes sociales, no duda en tildarla de incompetente y en utilizar contra ella epítetos que, en caso de ser recibidos por una mujer progresistas, suelen acabar casi en manifestaciones. Su actitud contrasta con la de la propia Ayuso hacia un dirigente socialista, Emiliano García Page, a quien hace 48 horas envío un mensaje de apoyo tras saberse que había contagios en su entorno familiar.

 

 

Comenta esta noticia