Unides Podem: de las subidas de impuestos a los desmarques del PSPV

Unides Podem, con Pilar Lima a la cabeza, ha presentado esta semana en Les Corts sus propuestas de subidas de impuestos

Unides Podem, con Pilar Lima a la cabeza, ha presentado esta semana en Les Corts sus propuestas de subidas de impuestos

La formación que lidera Pilar Lima y a la que hace de portavoz en Les Corts Naiara Davó ha lanzado una batería de propuestas de impuestos dentro "de la alta incidencia del covid en España"

Unides Podemos está pisando el acelerador en las instituciones y, sobre todo, en Les Corts, su principal altavoz en la actualidad. Con el partido en un segundo plano -en la web, el epígrafe de Bancada morada, desde donde ofrece información de la gestión del grupo parlamentario, está desde octubre de 2018 sin actualizar-, la actividad reivindicativa se centra en la cámara valenciana y en aquellos ayuntamientos donde tiene oportunidad de despuntar.

Después de un primer año de experiencia de gobierno cooperativo con el PSPV y Compromís en la actual legislatura, el cambio en la dirección del partido y la irrupción en la coordinación autonómica de Pilar Lima ha supuesto una alteración de la estrategia que ha asumido la todavía síndica, Naiara Davó, como aquilifer. De una cohabitación discreta con socialistas y compromisarios se ha pasado a una defensa de l'Acord del Botànic y, al mismo tiempo, a arremetidas directas o indirectas contra la gestión vinculada al PSPV, contra empresarios o contra quien se tercie que pueda suponer un posible antagonista.

La calle de Massamagrell

El nivel de crítica ha ido subiendo. Al alcalde socialista de Massamagrell, Paco Gómez, le han dirigido duras reprimendas y se han opuesto a “lavar su imagen”, en palabras de la propia portavoz  local, Carmen Gurillo, que ha acusado públicamente al primer edil de “estar más preocupado por su imagen y su reelección que de gobernar”.

Viene esto a cuento del rifirrafe surgido tras aprobar el pleno retirar el nombre de Joan Fuster de una calle para sustituirla por el del recientemente fallecido edil local Enrique Senent. En este caso, no queda claro que la discusión que se ha desencadenado se deba más a la eliminación del nombre de Joan Fuster de una calle o a que la propuesta que salió adelante inicialmente procediera del concejal de Vox, José Carlos Grau. Cierto también es que la batalla política que se libra en Massamagrell tiene demasiados matices municipales.

La bandera de Davó

Volviendo al perfil beligerante en Les Corts, buscando una cercanía a las bases y al votante que perdieron en los pasados comicios y que pudo ir a Compromís y, sobre todo, a PSPV, esa reivindicación constante la encarna la metamorfoseada Naiara Davó.

Mientras sus socios de gobierno se acogen a la gestión llevada a cabo para justificar que la Comunidad Valenciana se encuentre a la cola de contagios de covid-19 en España, Davó ha lanzado un curioso mensaje esta semana en redes sociales: “el factor de riesgo que no te han contado de la alta incidencia del covid en España: imposibilidad de emanciparse antes de los 30, hacinamiento por precios altos de vivienda, trabajo informal, desigualdad”.

Si desde el Gobierno estatal, del que forma parte destacada su propio partido, niegan o eluden el axioma de este silogismo, es decir, la alta incidencia del covid en España, la síndica en la Comunidad Valenciana enfila la línea contraria: lo reafirma. Incluso establece una serie de parámetros ajenos a cualquier lógica de epidemiólogo para justificar esa alta incidencia.

Las propuestas de impuestos y tasas

Ese cauce siguen sus comentarios, siempre aderezados con ataques a Vox, al rey emérito y, en el último mes, aprovechando la coyuntura, a Donald Trump. Casi a la par, esta semana la formación, ya con Pilar Lima como abanderada, ha lanzado una batería de propuestas impositivas que van desde la aplicación de la tasa turística en dos años (justo en la actual coyuntura dramática para el turismo y reabriendo un tema que provoca tirantez con el PSOE) o la publicación de la lista de morosos a Hacienda, pero únicamente de aquellos que deban más de 100.000 euros, o incluso dos nuevos tramos de impuestos del IRPF.

 

Al mismo tiempo que critican al presidente de Mercadona, Juan Roig, defienden un nuevo impuesto para los centros comerciales y otro para propietarios de viviendas vacías. Todo enmarcado en un contexto de desavenencias entre los dos socios mayoritarios, PSPV y Compromís, a cuenta de los presupuestos y, en particular, de la partida para la vicepresidenta y su Conselleria de Políticas Inclusivas.

Mientras los partidos con más representación del Botánic discuten por el reparto y destacan el “modelo valenciano” ante la pandemia, Unides Podem trata de alzar la voz reclamando más impuestos y admite abiertamente la alta incidencia del covid-19 en España. Una línea de desmarque de dos socios que, a la vez, son rivales electorales que le han comido terreno progresivamente.

Comenta esta noticia
Update CMP