25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Generalitat regala 315 millones a los medios para aupar el independentismo

Artur Mas y Carles Puigdemont, el día del relevo.

Artur Mas y Carles Puigdemont, el día del relevo.

Financiar periódicos para implantar el "pensamiento único" que persigue la independencia de Cataluña. Carles Puigdemont reparte una millonaria lluvia de dinero con fines partidistas.

Los presupuestos de la Generalitat de Cataluña destinan durante este año 2016 nada más y nada menos que la friolera de 315 millones de euros de dinero público a los denominados "medios del Régimen", para asegurarse de que difunden correctamente el discurso oficial del nacionalismo e independentismo, ahora impulsado por Carles Puigdemont y antes por Artur Mas y gran parte de la clase política catalana. Tal ingente cantidad de dinero irá destinada íntegramente a La Vanguardia, Ara, El Punt Avui, o el medio digital Vilaweb.

Dicho de otra manera, gracias a Puigdemont, Oriol Junqueras y el Junts pel Sí, cada catalán -y en realidad el resto de españoles- pagará 42 euros para que los mencionados medios difundan las independentistas tesis del Gobierno de la Generalitat. Y todo eso sin contar la publicidad institucional que también reparte la Generalitat y el dispendio económico que a estos medios también destinas los ayuntamientos o las diputaciones catalanas.  No hay crisis que valga en estos Presupuestos para el capítulo destinado a "controlar" la prensa y asegurarse el "pensamiento único" con claros fines adoctrinadores.

Cada catalán -y en realidad el resto de españoles- pagará 42 euros para que los mencionados medios difundan las independentistas tesis del Gobierno de la Generalitat

A estos 315 millones hay que sumarles otros 100 que los Presupuestos de la Generalitat ha destinado para sufragar lo que se conoce como "estructura de Estado". Así, el gobierno de Puigdemont ha presupuestado 48 millones y medios de euros para reforzar lo que llaman "Hacienda" nacionalista, un 33% més que el 2015. En 2015 había 324 funcionarios, y con esta partida pretenden llegar a 600 a fin de año y unos 850 a mediados de 2017, cuando según los planes independentistas se proclamará la secesión. Las oficinas pasarán de 50 a 140.

Otros 51 millones de euros se dedicarán a los viajes del "ministro de Exteriores", Raül Romeva y Puigdemont por el mundo y a las "relaciones internacionales" de la Generalitat, incluido pagos a medios internacionales.

Y todo esto en la semana que hemos conocido que la agencia de calificación Moody's ha anunciado a los inversores su decisión de degradar la deuda de la Generalitat de Cataluña desde su actual nivel de bono basura de Ba2 al de Ba3 "con perspectiva negativa".Este hundimiento supone la peor nota nunca otorgada por Moody's a una comunidad española y la sitúa, por ejemplo, por debajo de Nigeria y Bangladesh.

Los analistas de la agencia ofrecen tres razones: "La deuda de la región seguirá aumentando en los próximos años"; "con el actual sistema de financiación autonómica, será muy difícil de remediar la situación financiera de Cataluña, incluida su elevada deuda"; y "el hecho de que el Gobierno de la Generalitat está en minoría, porque hace difícil que tome decisiones de ajuste".

Comenta esta noticia
Update CMP