31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hunden al "clasista" Garzón tras desvelar el sablazo fiscal que prepara Sánchez

El ministro de Consumo, Alberto Garzón en una imagen de archivo

El ministro de Consumo, Alberto Garzón en una imagen de archivo

El ministro de consumo ya ha dejado claro, una vez más, que el Ejecutivo ultima una subida de impuestos como única opción posible para sanear las arcas públicas.

"Subir los impuestos es una de las líneas de trabajo del Gobierno". Lo ha dejado claro el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en una entrevista en ABC, escudándose en que es la OCDE  la ha recomendado "hacer reformas fiscales progresivas, es decir, pedir lo que nosotros llamaríamos aquí un esfuerzo patriótico a aquellos que más dinero tienen y que son los que menos sufrieron la crisis anterior y que están en mejores condiciones para poder apoyar, arrimar un poco el hombro".

Una subida de impuestos que no por inesperada resulta menos dolorosa para los españoles y que ya ha sido criticada por economistas como Daniel Lacalle, uno de los referentes del PP de Pablo Casado. De hecho, Lacalle ha indicado que lo que plantea no es más que una "política extractiva y confiscatoria del gobierno con más ministerios y asesores pero que nunca es responsable ni culpable de nada".

 

También, miembros de Ciudadanos han criticado la propuesta económica de ministro, como la diputada María José Calderón que ha señalado que la actuación del Ejecutivo es "lamentable" ya que "no saben hacer otra cosa salvo gastar y subir impuestos".

Pero al margen de estas palabras de Garzón, el titular de Consumo ha hecho otra afirmación que ha generado el enfado en las redes sociales. En referencia a la polémica generada el pasado mes de mayo cuando aseguró que el turismo es un sector con "escaso valor añadido", ha asegurado que se tergiversaron sus palabras ya que "si no hubiera estudiado Economía, tranajaría también en el sector del turismo".

Por ello, desde las redes sociales han señalado que el minsitro es un "clasista con discurso de rojo", ya que "piensa que la gente que trabaja en el sector turístico no tiene estudios", desprestigiando así uno de los sectores más importantes de la economía española y que más está sufriendo durante la pandemia.

 

Comenta esta noticia