16 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez "huye" a Polonia y se aferra a Moncloa pese a su debacle en Andalucía

Pedro Sánchez con el presidente argentino, Mauricio Macri, en la reciente cumbre del G-20

Pedro Sánchez con el presidente argentino, Mauricio Macri, en la reciente cumbre del G-20

El presidente del Gobierno ha reaccionado doce horas después del desastre de Díaz sin mencionarlo y asegurando que seguirán defendiendo "la Constitución y la Democracia frente al miedo".

Más le hubiera valido nunca que tarde a Pedro Sánchez a la hora de pronunciarse sobre el desastre electoral en Andalucía, pues su reaccion, fría y distante -también en el espacio, pues se halla en Polonia- deja aún más dudas y confusión entre los socialistas y el Gobierno.

El presidente del Gobierno se ha limitado a defender que los resultados de las elecciones andaluzas refuerzan su compromiso con la democracia frente al miedo y ha apostado por la continuidad de su Ejecutivo para seguir impulsando un proyecto regenerador y europeísta para España.

Más de doce horas después de que conocerse la debacle del PSOE en Andalucía, Sánchez, que se encuentra en la Cumbre del Clima de Polonia, ha hecho su primera alusión al resultado de los comicios en su cuenta de Twitter.

 

Sánchez reunirá mañana a la Ejecutiva Federal del partido en su formato al completo -casi medio centenar de personas- para analizar la debacle en Andalucía, donde los socialistas se han dejado 14 escaños, más de 400.000 votos y se arriesgan a perder el poder por vez primera en 36 años si pactan las fuerzas de derechas.

Sánchez participa este lunes en la cumbre del Clima en Polonia, de ahí que la reunión de la dirección del PSOE se retrase al martes. Este lunes se reúne en la sede de Ferraz el comité electoral encargado de preparar al partido para las municipales, autonómicas y europeas de mayo.

El resultado fue del todo inesperado para el PSOE, que, aunque asumían como escenario probable la pérdida de algunos escaños, no contaban con dejarse mucho más de cinco. En la dirección federal se daba por hecho además que, aunque Susana Díaz bajara algo, sumara mayoría absoluta con Adelante Andalucía. En ningún caso se esperaban que la derecha consiguiese sumar ni tampoco una irrupción de Vox tan brutal.

 

Los dirigentes socialistas han empezado a hacer autocrítica y se lamentan de haber pecado de excesiva confianza, lo que les llevó a desplegar una campaña de bajo perfil. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP