20 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El independentismo empieza a exprimir el filón electoral del encarcelamiento

Junqueras y los siete exconsellers han sido repartidos entre dos cárceles.

Junqueras y los siete exconsellers han sido repartidos entre dos cárceles.

Puigdemont, al que un sector del secesionismo acusa de la suerte de su exGovern, se presenta de nuevo como "presidente legítimo" y apela desesperado a la comunidad internacional.

Es posible que entrada ya la noche de este jueves, a los oídos de Carles Puigdemont haya llegado el profundo malestar que reina en un sector del independentismo, que atribuye a su espantada a Bélgica y a su plante a la juez Carmen Lamela, la suerte que han corrido sus exconsellers.

Por eso, en un nuevo sainete, Puigdemont volvió a arrogarse la presidencia de la Generalitat, que ya no ostenta, para afirmar que la entrada en prisión de Junqueras y demás exconsejeros es "un golpe contra las elecciones del próximo día 21 de diciembre".

En un mensaje de vídeo difundido por TV3, Puigdemont reprochó además la actitud del Gobierno, porque "renuncia de esta manera al diálogo necesario" para resolver un problema político. Y añadió que el conflicto "ya no es un asunto interno español" y hace falta que la comunidad internacional en general y la europea en particular lo aborden. Su abogado, en previsión de lo obvio, filtró la intención del expresident de entregarse si la juez cursa la euroorden.

Pero mientras, ERC llama a convertir las elecciones del 21-D en un combate entre el "mal" y el "bien". Las juventudes de la CUP, Arran, defienden una huelga general indefinida en Cataluña. Y la Asamblea Nacional Catalana anunció en la tarde de este jueves una gran manifestación, previsiblemente el 12 de noviembre, para reclamar la liberación de los "presos políticos". Y remachó su líder provisional, Agustí Alcoberro: "Como las que organizábamos antes".

El independentismo ya tiene a sus mártires, los exconsellers encarcelados por la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela, y el argumentario para la campaña electoral de los comicios anticipados. Mientras la ANC y Òmnium han vuelto a reactivar a las decaídas bases del secesionismo, entre las direcciones de las formaciones independentistas se producen ya los primeros contactos. "Unidad de acción" y "estrategia compartida" es el mantra que circula en las últimas horas a través de los teléfonos de los dirigentes de ERC, el PDeCAT y la CUP.

El propio Junqueras ha ahondado en esta tesis y pide a los partidos y a las entidades soberanistas que respondan con una "sólida unidad de acción" a su encarcelamiento y al de los otros ocho exconsellers y que esto sirva para lograr el mejor resultado en las elecciones del 21 de diciembre. En un artículo en el diario Ara insta a que no caigan en debates y polémicas sobre si hay que concurrir a estos comicios juntos o por separado. "¡Ganaremos! No lo dudéis, por difícil que sea el camino, porque la causa que representamos es la de la libertad y la fraternidad entre todos los pueblos", subrayó. 

Fuentes del PDeCAT consultadas por ESdiario reconocen que un sector del independentismo culpa a esta hora a Carles Puigdemont de la suerte que han corrido los miembros de su gobierno que no huyeron con él: duermen este jueves en la cárcel de Extremera y en la de Alcalá. Y es que la juez Lamela tomó como antecedente la espantada del expresidente y el "alto poder adquisitivo" de Junqueras, Romeva y demás exmiembros del Govern, para justificar la dureza de su decisión.

Puigdemont, degustando tranquilamente un café en un local cercano al Parlamento Europeo mientras sus antiguos y cesados subordinados pasaban el mal trance en la Audiencia Nacional, se limitó a mantener su estrategia victimista y su intento de internacionalizar su causa ilegal.

 

La portavoz de Junts pel Sí, Marta Rovira, dio frente a la Audiencia las primeras pistas de la estrategia inmediata del independentismo.

 

Hasta este miércoles, la mayoría de la dirección de ERC se inclinaba por no reeditar la coalición de Junts pel Sí, pese a las insistentes maniobras del expresident, Artur Mas, que pretende ocultar la debacle que todas las encuestas auguran a su formación política. Sin embargo, la entrada en prisión de Junqueras -el favorito en esos sondeos- ha cambiado las cosas en las últimas horas.

La presión de la ANC y Òmnium, junto a la de otros lobbies independentistas como la Taula por la Democracia y la Asociación de Municipios por la Independencia, empujan a una nueva "candidatura nacional" con ERC, PDeCAT e, incluso, la CUP.  Su principal lema y eje de campaña sería exigir la libertad de los presos políticos y la reanudación del procés. Algunos dirigentes de Esquerra, como Joan Tardá, han dado por buena esa hipótesis en las últimas horas.

El independentismo tiene un nuevo relato y un nuevo objetivo. Y un sector del mismo, con Junqueras en prisión y Puigdemont haciendo turismo en Bélgica, tiene un plan que poner en práctica.

Y, por si fuera poco, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart pueden ver alterada este viernes su situación procesal. Su libertad está en manos de la Audiencia Nacional. Y el poble les espera para el nuevo reto: las urnas de verdad del 21-D. Y el agitprop que tan bien se les da.

Comenta esta noticia
Update CMP