Solidaridad valenciana...en Cheste

Tenemos un Complejo Educativo excepcional en Cheste ( antes Universidad Laboral ), que sirvió y sirve para formar y acoger personas. No es la primera vez que alberga a refugiados

“El Complejo de Cheste recibe a gran parte de los refugiados”, este es el titular de las comunicaciones del día de hoy, tras la llegada del Aquarius a Valencia.
Es cierto que las buenas obras, que a menudo son solidarias, llenan de satisfacción a la mayoría de las personas, y por supuesto los valencianos en este momento no somos ajenos a este sentimiento. El acogimiento es una de las acciones más directas de atención social, sobre todo en las condiciones y circunstancias que se han producido.
No entraré por supuesto a valorar la oportunidad política de la cuestión, que evidentemente existe, porque mi interés en esta reflexión va más allá de esto, para profundizar en el efecto solidaridad.
Porque evidentemente tenemos un valor, que unido a nuestras convicciones, está relacionado con lo que somos capaces de dar de lo nuestro ( en la forma que sea: tiempo, dinero, conocimientos,..), a los demás y hasta qué punto somos capaces de hacer de él una parte de nuestra vida, dedicándola a causas sociales. No en vano, actualmente hasta en las empresas como valor de marca, se trabaja el tema de la Responsabilidad Social Corporativa ( RSC ).
Y este efecto solidaridad mueve como pocos el sentimiento de vinculación a la tierra, la dedicación, la entrega, el trabajo de entidades y personas, en otro momento distantes, diferentes, e incluso rivales, en distintos ámbitos. Se habla de una participación de dos mil personas para atender a los seiscientos veintinueve emigrantes.
Los valencianos somos capaces de hacerlo, estamos motivados y entusiasmados, y como en otras ocasiones, nos unimos, y trabajamos por conseguirlo. Y lo que también ayuda es que tenemos infraestructuras adecuadas y medios para atender en condiciones optimas a todas las personas.
Porque tenemos un Complejo Educativo excepcional, en Cheste ( antes Universidad Laboral ), que sirvió y sirve para formar y acoger personas. No es la primera vez que acoge a refugiados. En mayo de 1999 alojó en sus instalaciones a casi trescientos kosovares, que como ahora huían de la guerra, y el Complejo abrió sus puertas, adecuó instalaciones, e hizo de improvisado hogar a esas personas y familias que lo necesitaron. No tengo ninguna duda de que ahora sucederá lo mismo, y tanto su personal, de magnifica cualificación, como toda la instalación se pondrán a compensar con calidez humana, esa difícil travesía.
Instalación, por otra parte, que debe ser más conocida y utilizada por todos los valencianos porque es magnífica, y sirve para muchos usos y actividades: cultural, educativo, deportivo, formativo, de ocio y acogimiento.
De momento Valencia “tierra de solidaridad”, y también España, han pasado la prueba, aunque la realidad nos habla de que el problema de las personas que huyen, continúa. Con lo que nuevamente como en otras ocasiones, surge la cuestión de cómo evitar la huida, ¿qué hacer en el origen para que la gente no necesite salir de su tierra?. Este es el gran reto humano de este momento.

*Abogada y exalcaldesa de Cheste.

Comenta esta noticia
Update CMP