17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Graves amenazas al alto funcionario del Parlament que ha desafiado a Puigdemont

Xavier Muro (en primer término) y Antoni Bayona junto a Carme Forcadell.

Xavier Muro (en primer término) y Antoni Bayona junto a Carme Forcadell.

El secretario general de la Cámara y los demás letrados preparan un informe que dará al traste con la investidura del expresident, siempre y cuando ERC cumpla su palabra y lo acate.

Se llaman Xavier Muro y Antoni Bayona y estos días trabajan metidos en una auténtica olla a presión. Son, respectivamente, el secretario general del Parlament, Xavier Muro, y el letrado mayor de la Cámara, los dos funcionarios que en buena medida tienen en su mano la investidura de Carles Puigdemont

ERC ya avisado de que sólo apoyará una investidura de Puigdemont "por Skype" desde Bruselas -así la llama Inés Arrimadas- o por persona interpuesta si el informe de los letrados es favorable. No es que Esquerra no haya incumplido su palabra en ocasiones anteriores, pero esta vez sus responsables ya saben que les va la cárcel en ello. De hecho Carme Forcadell ha renunciado a seguir presidiendo el Parlament en esta legislatura por si acaso.

Este miércoles hubo una nueva reunión de los letrados y, aunque salieron de ella sin hacer declaraciones, todo apunta a que su informe será demoledor para los intereses de Puigdemont, empeñado en que o es él el presidente o habrá nuevas elecciones. 

Es por eso que la presión sobre Muro y Bayona está siendo brutal. Hasta el punto de que a oídos del secretario general del Parlament ha llegado que esto puede traerle represalias laborales. ¿Cuáles? pasar de ser el máximo responsable de los servicios jurídicos de la Cámara a un simple letrado (lleva en la Cámara catalana desde 1992).

Xavier Muro puede ser apartado de su cargo en cualquier momento sin mayores explicaciones

El secretario general del Parlament es un cargo de confianza, que por tanto puede ser revocado en cualquier momento sin mayores explicaciones. Muro lo ocupa desde octubre de 2016, cuando fue nombrado por la expresidenta Forcadell porque el anterior dimitió al sentirse ninguneado en sus advertencias sobre las sentencias del Tribunal Constitucional.

Los independentistas tendrán esta legislatura nuevamente mayoría en la Mesa. Así que igual que se lo dieron, se lo pueden quitar.

No obstante no parece que las amenazas del independentismo vayan a amedrentar a Muro y Bayona, que ya en el pasado protagonizaron sonados encontronazos con el procés. El mayor se produjo el 6 de septiembre cuando se negaron a suscribir la tramitación de la Ley del Referéndum en el Boletín Oficial del Parlamento de Cataluña porque suponía un auténtico atentado contra el ordenamiento jurídico español. Forcadell ordenó su publicación sin la necesaria firma de Muro.

Ambos, Muro y Bayona, así como la secretaria de los servicios jurídicos de la Cámara catalana, Elisabet Riambau, declararon en octubre ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y fueron durísimos con Forcadell

Según los letrados, en varias de las más de 20 reuniones que mantuvieron la Mesa y la Junta de Portavoces con motivo de la aprobación de las leyes de transitoriedad y referéndum, en septiembre, la entonces presidenta del Parlament les impidió intervenir para informar a los asistentes de las responsabilidades en que podían incurrir por desobedecer al Tribunal Constitucional.

Comenta esta noticia