19 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Podemos, nervioso, destapa la guerra sucia en el Gobierno por el control de RTVE

Rosa María Mateo, administradora de RTVE

Rosa María Mateo, administradora de RTVE

Las tensiones entre el PSOE y Podemos son enormes en el ente público, con acusaciones muy duras con nombre y apellidos. Ésta es toda la historia completa.

 

 

Si quieren tomarle el pulso a Unidas Podemos, no hay nada mejor que acercarse a su último invento, el digital 'La última hora'. Como recordarán, ya tratamos tiempo atrás la principal hipótesis del nacimiento de este medio que se baraja incluso dentro del partido.

Básicamente, buscarle un acomodo a Dinna Bousselham -que, curiosamente, ahora comparte letrado con Pablo Iglesias y ha cambiado su declaración en el Juzgado por una menos comprometida para el líder de UP- y, de paso, ajustar cuentas con las obsesiones de su cúpula dirigente. 

Lo que sucedió días atrás es un buen ejemplo. Por aquí contamos en su momento que Enric Hernández, el "viceadministrador", desembarcaba en RTVE con un propósito claro: marcar el paso en la Corporación teniendo claro que el partido en el Gobierno es el PSOE. Al fin y al cabo, Rosa María Mateo da de sí lo que da de sí en el día a día: más bien poco. 

Mientras que Mateo, en cuya provisionalidad va camino de acuñar monedas con cerca de dos años de reinado, se lleva las tortas, Hernández se queda en la desenfilada y "gestiona", con todo lo que eso supone. Y esa gestión, por lo que se ve, no gusta a Unidas Podemos, que no mete cuchara en la salsa. 

 

Hasta ahora esta cuestión se había llevado con discreción. Pero Bousselham y su tropa destaparon la "guerra sucia" con un artículo en el que acusaba a Mateo y Hernández, "sin experiencia alguna en televisión", de estar preparando la contratación de "comisarios periodistas" con objeto de controlar 'La Mañana' y los Informativos como parte de una estrategia para "invisibilizar" a UP.

Y para justificarlo, recurrían a dos periodistas de cámara del partido morado, Rosa María Artal y Juan Tortosa. Todo quedaba en familia.

Calvo y Barceló

Esto prueba que el malestar en Unidas Podemos con la dirección de RTVE y, por extensión, con el sector socialista que tiene hilo directo con la Corporación es un hecho. Una "guerra sucia" que lleva meses librándose, latente, pero que hasta ahora no había aflorado a la superficie de forma tan clara. 

Sí, habíamos tenido filtraciones a la Cadena SER de borradores ministeriales. O consignas podemitas de que tras ciertas críticas de Ángels Barceló estaba la alargada sombra de Carmen Calvo. Incluso enfados por el tratamiento de RTVE a UP y el escaso margen de maniobra en la Corporación a sus huestes. Pero todo había quedado en la tramoya. Hasta ahora. 

Comenta esta noticia