25 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey Juan Carlos sorprende a sus amigos con la confesión de su mayor deseo

Don Juan Carlos, a la salida del Congreso de los Diputados

Don Juan Carlos, a la salida del Congreso de los Diputados

El emérito no solo tiene amistades en Abu Dabi, sino que mantiene hilo directo con sus incondicionales en España a los que hace partícipes de su estado de ánimo y de sus planes inmediatos.

El pasado 3 de agosto se cortaron de raíz las especulaciones del paradero del Rey Juan Carlos anunciándose que se había establecido temporalmente en los Emiratos Árabes Unidos. Los muchos amigos con los que cuenta en Abu Dabi parece ser la principal razón por la que se decidió finalmente por este destino. Aunque no deja de mantener hilo directo con sus amistades en España y a ellos les hace partícipes de sus sentimientos y de sus planes inmediatos, con algunas confesiones que no dejan de llamar la atención.

 

Así lo ha dejado en evidencia una buena conocedora de las andanzas del Rey emérito como Pilar Eyre. "La estancia del rey en Abu Dabi sigue unas pautas de discreción infranqueables, como él quería", escribe en su último post de su blog en la revista Lecturas.

Hamed Bin Ahmed, el jeque de la capital de los Emiratos Árabes Unidos, es su anfitrión en esta nueva vida alejada de España, a la que podría regresar antes de lo esperado.

Así lo explica la veterana periodista: "En Abu Dabi (...) tiene todo tipo de cuidados, atenciones y hasta mimos. ¿Compañía femenina durante este mes y medio que lleva disfrutando de una privacidad tan absoluta como no la ha tenido nunca en la vida? ¿Y con la reina Sofía lejos? ¿Hay señoras? Por supuesto. Sus buenas amigas no lo dejan solo".

 

Eyre asegura que a su nuevo lugar de residencia "se puede ir incluso un fin de semana y regresar a casa sin que nadie se percate de que te has ausentado". Un contacto directo con España que también mantiene vía telefónica.

"Sus tres teléfonos móviles también echan humo. A sus amigos les confiesa que, a pesar de todo, añora la vida en este país llamado España, porque, por muy mal tratado que se haya sentido, sigue siendo el suyo: 'Chicos, cuento los días que me faltan para volver", afirma Eyre. Una confesión que, sin duda, deja sorprendidos a sus incondicionales dadas las duras circunstancias en las que ha tenido que salir de España el emérito.

 

Comenta esta noticia
Update CMP