07 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iglesias escondió que tenía la tarjeta de Dina hasta a sus compañeros y abogados

Gloria Elizo

Gloria Elizo

Gloria Elizo, la que fuera responsable del equipo legal de Podemos, ha desvelado nuevos detalles sobre el caso que acorrala al vicepresidente.

Pablo Iglesias guardó la tarjeta de Dina Bousselham y no solo se lo ocultó a su propietaria sino también a todo el equipo legal de Podemos encargado del caso que ahora acorrala al vicepresidente. Un silencio que tampoco entiende el juez que sigue investigando por qué razón el dispositivo terminó destruido.

Lo ha corroborado Gloria Elizo, la vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados, que estuvo al frente del departamento legal de Podemos personado en diversas causas judiciales, entre ellas el ya conocido como 'caso Dina' . Ahora en una entrevista en El País  señala que Iglesias tomó la "decisión personal" de guardarla ya que nadie del equipo supo de la existencia de la tarjeta hasta tiempo después.

De hecho, asegura que "cuando en julio de 2016 ampliamos la primera denuncia por el robo del móvil, hecha en diciembre de 2015 en Alcorcón, lo hacemos sin saber de la existencia de esa tarjeta".

 Además, considera que Iglesias hizo un flaco favor a la causa al no informar sobre la reunión con Antonio Asesio, presidente del Grupo Zeta, que le permitió hacerse con el dispositivo ya que "desde el principio sospechamos que no se trataba de un delito común y que la mafia estaba detrás del robo del móvil. Por eso hubiera sido muy importante el conocimiento de que esa tarjeta estaba siendo objeto de una transacción periodística".

De hecho, ha insistido en que no denunciaron las filtraciones del contenido del dispositivo porque "no teníamos ninguna prueba más allá de lo que sabíamos por otras causas sobre cómo funciona esta mafia".

Junto a ello, ha desvelado que fue el propio Iglesias el que propuso a Dina llevar la tarjeta al juzgado en su declaración por si "pudiera tener relevancia", aunque "es el robo y la publicación del contenido lo que lógicamente se está investigando", algo que ahora ha cambiado radicalmente debido a las contradicciones en las declaraciones de la exasesora, que han llevado al juez a poner el foco en Iglesias y en el dispositivo destruido, después de retirarle la condición de perjudicado.

Por otra parte, también ha hecho referencia a la relación del equipo jurídico de Podemos con los fiscales, después de las informaciones que apuntan a que desde Anticorrupción se han podido filtrar detalles del caso al equipo legal de la formación y que ha llevado a iniciar en el seno de la Fiscalía una investigación interna. "Yo asistí a una reunión con ellos, un encuentro cordial y profesional sobre estrategias procesales en el caso Tándem-Villarejo entre la acusación de la Fiscalía y una acusación popular", ha señalado.

Las relaciones entre los abogados de Podemos y la Fiscalía

De hecho, Elizo asegura que ella misma intentó "transmitir a la Fiscalía Anticorrupción cómo veíamos lo que debía ser una ruta de trabajo compartida como acusación que incluyera a todos los actores de las cloacas. No son casos concretos, no es el PP, no es el exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, no es la policía política… Eso solo son clientes de las cloacas", ha señalado.

Y es que, para la vicepresidenta tercera del Congreso "las cloacas son un nicho de negocio que se alimenta de su capacidad para delinquir a la hora de tapar los delitos de otros. Lo que hemos visto en Tándem-Villarejo es que la política es lo que menos les interesa. Las grandes empresas pagan mejor y dan menos problemas".

Sin embargo, y a pesar de las informaciones publicadas, la abogada ha intentado poner distancia con los fiscales ya que, a su juicio, "en la investigación de Villarejo, la Fiscalía Anticorrupción ha estado más bien remisa y lenta en términos acusatorios. Tras la apertura de la pieza Dina, insistimos en la importancia de llevar a cabo diferentes diligencias, incluida la entrada y registro en OK Diario. Los fiscales nos adelantaron que informarían en contra", por lo que considera que "es obvio que no se puede hablar de connivencia".

Además, también ha hablado sobre la relación existente entre el fiscal Ignacio Stampa y la abogada de Podemos, Marta Flor, intentando poner tierra de por medio entre ambos y negando cualquier relación sentimental. Según Elizo, Stampa "perseguía" a Flor. "Estoy segura de que no hubo nunca nada", sostiene, aunque ha justificado que "decidimos apartarla por prudencia. Más que por proteger la causa, por protegerla a ella".

Pero en este entramado de abogados y fiscales también aparece el nombre de José Manuel Calvente, el abogado despedido por Podemos, acusado de acosar sexualmente a Marta Flor y que amenazó con 'tirar de la manta' ante las irregularidades que se podrían estar cometiendo. A juicio de Elizo "es un abogado extraordinario y una persona de la máxima honestidad que se ha llevado la peor parte en una lucha interna que no iba con él".

Por ello, cree que todo este asunto y la "filtración de trozos seleccionados de conversaciones privadas se está utilizando por las cloacas para tratar de desactivar el caso Villarejo. Son solo ruido y confusión en la que es probablemente la causa contra la corrupción más importante de España", pero que ahora ha puesto en el ojo del huracán al propio Pablo Iglesias.

Comenta esta noticia