30 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "Iván Redondo" de Rubalcaba denuncia una operación de Moncloa contra Felipe

César Calderón ha defendido al expresidente del que considera "el mayor ataque contra su figura y su legado", un ataque orquestado "para reescribir nuestra historia", dice.

Que Felipe González criticase al Gobierno, asegurando que se parecía al camarote de los hermanos Marx, ha provocado a juicio de César Calderón que "operadores políticos monclovitas, que en cualquier país medianamente desarrollado (incluyo la mayoría de los africanos) nunca hubieran pasado de tercera regional, decidan “dar una lección” (las comillas no son casuales) al expresidente y lanzar un aviso a todos los navegantes que decidan ir por ese camino".

Y es que, según el analista y asesor en su momento de Eduardo Madina y Alfredo Pérez Rubalcaba, no es casual que sea ahora cuando salgan a la luz los documentos que sitúan a González a la cabeza del GAL, al igual que "no es casual que EH Bildu, uno de los apoyos más sólidos y militantes del Gobierno desde su investidura" lo utilice "para tratar de convertir el Congreso de los Diputados en un tribunal inquisitorial de hechos ya juzgados y por los que González nunca fue condenado".

 

Por ello, el "Iván Redondo" del "viejo" PSOE considera, en un artículo en Economía Digital, que todo responde a un plan para orquestar "el mayor ataque contra su figura y su legado", aunque cree que "hay que ser muy estúpido para deshacer los últimos nudos emocionales con todas las generaciones que siguen votando PSOE porque es el partido de González, liberándoles así de cualquier compromiso futuro".

De hecho, cree que "hay que ser muy soberbio para no saber evaluar que las pérdidas de este sinsentido para el PSOE son mucho mayores que cualquier posible ganancia para el ego elefantiásico de sus ejecutores, a quienes por cierto, los 140 años de historia del PSOE les importan una higa, y solo quieren poder lucir la cabeza de González en su particular museo de los horrores".

Así pues concluye que "con este ataque miserable a González no es a Felipe a quien se cuestiona. Estamos ante un intento orquestado para reescribir nuestra historia reciente al dictado de una nueva clase política mercenaria". Y es que, "mientras Nerón y Tigelino se divierten en el coliseo, Roma arde".

Comenta esta noticia