Bonig compromete su palabra a que el PPCV hará presidente a Casado y a ella

Bonig: "frente a un Partido Socialista a los pies de Puigdemont, de Torra y de Compromís, está el PP".

En el ecuador de la campaña o en la recta final del 28-A, según cómo y quén lo mire, Alicante se convirtió en la capital de la política. Pedro Sánchez, Pablo Casado, Inés Arrimadas, Alberto Garzón-J. Carlos Monedero, Mónica Oltra, que ya no es socia de Podemos, ofrecieron mítines en distintos escenarios todos ellos bajo cubierto ante el temporal de lluvia y viento, el mayor en medio siglo en un mes de abril. 

Desde el punto de vista objetivo, por asistencia, ganó el acto del PP, que dejó pequeño el Auditorio de la Diputación con capacidad para 2.000 personas.  Por entusiasmo, un concepto subjetivo, la victoria fue para la candidata a la presidencia de la Generalitat Isabel Bonig, quien dirigiéndose a Pablo Casado, dio "su palabra de honor" de que el PP valenciano "te va a hacer presidente de todos los españoles" el 28-A. En otro momento de su discurso, Bonig mantuvo con el mismo énfasis que ese mismo domingo se va a convertir en la primera mujer que gobierne la Comunidad.

El líder del PP y candidato a la presidencia del Gobierno aseguró que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, lleva en "modo avión toda la legislatura" y le "importa un bledo España" porque "solo quiere los oropeles del poder". "No queremos la España en blanco y negro que lleva el PSOE. Queremos una España en la que quepan todos, quiero ser el presidente de todos porque no excluimos a nadie", mantuvo.

Pablo Casado sostuvo que es "la única alternativa" ante un Gobierno de Sánchez en el que "mandan" los "independentistas, comunistas y batasunos". "No lo vamos a tolerar, ganaremos las elecciones por la dignidad de toda una nación", ha proclamado. El líder del PP ha alertado de que en España hay "una recesión en camino" y ha criticado que el Gobierno del PSOE "oculte" a la gente esas "luces rojas" que se están produciendo en la economía como hizo en el pasado el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Según ha dicho, si se queda Pedro Sánchez en Moncloa, la crisis "vuelve".

De rodillas  al servicio del separatismo

La lideresa del PPCV, que está llevando acabo una campaña de tono más bien plano y moderado, recuperó en Alicante su versión más mitinera y próxima a la su admirada Margaret Thatcher, la Dama de Hierro. Desde bastante antes del inicio de la campaña, Bonig utiliza repetidamente la coletilla "hay partido", en referencia a que existe igualdad entre bloques y que la victoria se descantará por uno o dos diputados. Hoy fue aún más lejos en su optimismo, pese a las encuestas publicadas. 

Mantuvo que queda "solo" una semana para  "dejar atrás la pesadilla Sánchez y de Puig que han hecho que esta nación y esta tierra estén de rodillas al servicio de nacionalistas y separtistas", para continuar con que "frente a un Partido Socialista a los pies de Puigdemont, de Torra y de Compromís, está el PP renovado de Pablo Casado y de la Comunitat Valenciana que defiende la igualdad y la libertad de todos los españoles y valencianos"

La candidata a presidir el Gobierno valenciano mantuvo que “Puig y Sánchez son iguales. Los dos hablan mucho de democracia y regeneración, pero a la hora de ponerlas en práctica fracasan estrepitosamente. Los dos se han negado a tener un cara cara porque nos tienen miedo. Cuando se trata de confrontar proyectos políticos, 'res de res', se asustan, salen huyendo. Los dos utilizan todos los recursos públicos para su propio servicio partidista".

En este acto han tomado también la palabra el presidente del PP de Alicante, José Ciscar, y los número uno al Congreso y al Senado en las generales, César Sánchez y Pablo Ruz, respectivamente. Ciscar denunció el "despilfarro" de la televisión autonómica, Ruz indicó la necesidad de garantizar el trasvase del Tajo para la agricultura de la comarcas del sur de Alicante, y César Sánchez,  destacó su contante oposición a la política de Ximo Puig y Mónica Oltra para tratar de llevar el "adoctrinamiento" a los colegios. En este sentido, denunció que el Gobierno del Botànic ha tratado de "sacar el castellano de los colegios de la Comunitat", y defendió la libertad para elegir el idioma en la educación. 

Casado cogió el guante y se comprometió a que si logra ser presidente se acabarán las obras de Corredor Mediterráneo, la conexión ferroviaria con el aeropuerto, el tren de la costa, y el AVE llegará a Torrevieja y Benidorm.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP