15 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cuando Sánchez quiso parecer John

Kennedy y Sánchez, separados al menos por 58 años

Kennedy y Sánchez, separados al menos por 58 años

El posado con gafas de Pedro Sánchez en el avión rumbo a Europa calca una estampa idéntica del mítico JFK a bordo del Air Force One hace seis décadas.

 

 

 

Cuentan que el gran asesor del presidente Sánchez es buen conocedor de la política americana y devoto de las series políticas que irradian desde la Casa Blanca ese mensaje de poder tan seductor como inquietante.

Observada la política española con los ojos de House of Cards pueden salir grandes momentos, pero también enormes bochornos: baste recordar el éxito de Clinton tocando el saxofón y el ridículo de Narcís Serra haciendo lo propio con un piano que le persigue como el fantasma de Canterville.

Pose 'casual'

En la foto difundida por Moncloa este fin de semana se ve a Sánchez preparando su debut en Europa, charlando con su ayudante y pensando ya en manejar su buen inglés para demostrar que en España hay alguien que sabe idiomas. Esa pose casual y casual, pese al traje, se remata con unas gafas de sol nada casuales que resumen el mensaje: yo soy distinto, y para lograrlo si es necesario me visto de lagarterana.

 

 

El único problema de sentirse un poco Kennedy es que ya existió un Kennedy que lo inventó casi todo en materia de marketing político, de discursos emocionales, de escorzos seductores a medio camino entre el líder visionario y el chuleta de bolera.

 

Juzguen ustedes si la similitud casi milimétrica de ambas fotografías, separadas por un océano y 58 años, es pura coincidencia u obedece al viejo truco de adaptar lo ya inventado a ver si funciona. Que el sol no ciegue a Pedro, por muchas gafas de diseño que lleve y muy convencido esté de que en España se vuela en el Air Force One. Y todo ello sin ganar en las urnas.

 

Comenta esta noticia
Update CMP