04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El éxito de Laso, Reyes y Ayón eclipsa el desastre del efecto Zidane

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, acompañó a sus chicos del basket en la victoria.

El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, acompañó a sus chicos del basket en la victoria.

La cara de Florentino era un poema al entrar en el palco. El gol de Cristiano no fue suficiente y su equipo de fútbol se queda sin posibilidades en la Liga. Menos mal que Laso sí cumple.



Contra todo pronóstico el Real Madrid de baloncesto se proclamó campeón de la Copa del Rey contra el Herbalife Gran Canaria por 59 a 62 en un partido reñido donde los de amarillo lo dieron todo para hacer historia. La artillería blanca no partía como favorita entre los entendidos pero contó con el favor del público desde el comienzo de la competición. La polémica se destapó en las casas de apuestas donde la victoria del equipo de Pablo Laso se pagó muy por encima que la del resto de equipos señalados por los técnicos que no entraron en la competición. 

El Valencia, el Baskonia y el Barcelona fueron los elegidos por los expertos para levantar la copa frente a un irregular Real Madrid mellado por las lesiones y señalado por el bajón defensivo que vive respecto a la anterior temporada. Pero a pesar de los elementos en contra, los merengues se impusieron al Granca en un partido duro en el que Aíto García Reneses, técnico de los canarios, planteó una defensa eficaz contra los exteriores contrarios.

Florentino Pérez tuvo que decidirse entre viajar La Coruña para presenciar la final de sus chicos del basket o plantarse en Málaga con la expedición de Zidane. A eso de las 7 de la tarde entró en el palco del Coliseum gallego para ver a los suyos levantar el tercer título de Copa del Rey consecutivo, algo insólito en el formato actual. 

La cara del presidente cambió al ver que por lo menos Pablo Laso respondió con rotundidad al enfrentamiento y le aseguró un título esta temporada. A este Madrid de leyenda le costó despegar de su resaca de los cinco títulos pero poco a poco se adaptó a los nuevos y, más allá de la Supercopa, no perdió ningún partido vital. Los mejores del partido fueron Gustavo Ayón que se llevó el MVP con 15 puntos, 6 rebotes y 21 de valoración y Felipe Reyes, que sigue incombustible.

Las comparaciones entre los dos equipos del Real Madrid fueron inevitables. El equipo de Cristiano y compañía empató ante el Málaga y dijo adiós a la Liga. A 9 puntos del FC Barcelona los madridistas todavía confían en sus posibilidades pero lo cierto es que el "efecto Zidane" no se ha traducido en posibilidades. La Champions es la única oportunidad que le queda al equipo para no pasar un año en blanco. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP