23 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El enésimo pufo de Susana Díaz conmociona la Junta de Andalucía por su dimensión

El Gobierno de Andalucía se queda perplejo al descubrir un nuevo boquete en las arcas, con cientos de millones regalados en subvenciones sin justificar.

El dispendio en la Junta de Andalucía, tras casi cuatro décadas de monocultivo socialista,  tiene pocos precedentes en España. Los casos se amontonan, con los ERES y los cursos de formación como punta de un iceberg sistémico que ahora arroja otro episodio tremendo.

Y es que el Gobierno de Juanma Moreno ha descubierto un inmenso pufo de cientos de millones de euros en subvenciones concedidas por Susana Díaz que nunca se justificaron y, en muchos casos, nunca se podrán recuperar al haber prescrito ya el plazo para reclamarlas.

Las cifras, confirmadas por fuentes oficiales a ESdiario, rozan los 3.000 millones de euros, con un matiz: no significa que todo se haya malgastado ni que sea un timo a costa del erario público; pero sí que la Junta no ha hecho el seguimiento ni los controles para garantizar que el destino del dinero era el esperado y que así se ha justificado.

 

Es decir, las subvenciones se dieron, pero nadie certificó que se invirtieran correctamente ni reclamó la oportuna documentación que lo probara, preceptiva hasta para un pequeño crédito personal a cualquier ciudadano.

Lo peor es que de casi mil millones de esa inmensidad ya no hay posibilidad de hacer nada, pues los plazos han prescrito y la posibilidad de reclamar cantidad alguna o de comprobar al menos su uso correcto es inexistente. Y otros mil más llevan camino de correr la misma fortuna. Solo un tercio del total librado por una Comunidad que, mientras, batía récord de paro y rentas bajas; puede ser aún tutelado por el nuevo Gobierno.

De 3.000 millones en subvenciones, mil no se podrá reclamar y otros mil están en el alero: una cifra única en España

Lo más sorprendente es que el Gobierno de Susana Díaz era bien consciente de todo ello, como prueban las prolijas advertencias que, en materia de subvenciones descontroladas, había formulado y difundido la Cámara de Cuentas autonómica, que incluso llegó a elaborar un largo estudio de 152 páginas, publicado a más inri íntegramente en el BOE andaluz, en el que se mencionaba este asunto. Pero cayó en saco roto.

Una herencia ruinosa

El agujero es uno más de los que jalonan una ruina sustentada en cifras que dan vértigo: 2.000 millones de euros en litigio, 160 millones de deuda solo por el Metro, doce puntos más de paro femenino y treinta juvenil que la media española y, por no hacer más larga una lista que sería eterna, una deuda total superior a los 35.ooo millones.

Pese a eso, con el cambio de Gobierno y la alianza entre PP y Cs, algo ha empezado a cambiar bajo la batuta de Moreno. Un ejemplo de ello es la mejora en los datos de empleo y otro, muy significativo tras la aprobación de los primeros presupuestos andaluces sin la firma socialista, la mayor inversión social de la historia: "Sube a 700 millones en Sanidad, 200 millones en Educación y casi 90 en Dependencia", arguye Moreno, convencido de que, pese al lastre, el despegue de Andalucía está en marcha.

Comenta esta noticia
Update CMP