Los materiales utilizados en los hospitales de campaña alargan la vida del virus

Informes científicos y el Ministerio de Sanidad documentan que la persistencia del virus en el acero es de hasta 5 días y sobre el plástico podría llegar a persistir hasta 9 días.

En estos días observamos con alegría, por lo que significa en tendencia de la pandemia, como el Hospital provisional, específico para el coronavirus, que se instaló en Madrid con la ayuda de la Unidad Militar de Emergencias (UME), el 'Hospital de Ifema', cierra sus puertas. Un Hospital provisional que se dotó con 5.500 camas de hospitalización, con servicio de UCI, así como un albergue para los sin techo, y que se instaló en sólo seis días, dando servicio asistencial a pacientes COVID19 hasta estos primeros días del mes de mayo.

En la Comunitat Valenciana, el jefe del Consell anunció, el 19 de marzo, la construcción de tres hospitales de campaña, en Alicante, Castellón y Valencia, que estarían listos, en "15 días". Periodo de tiempo que, a pesar de las visitas protocolarias con medios de prensa efectuadas por las conselleras Gabriela Bravo y Ana Barceló, así como del secretario autonómico de Seguridad y Emergencias, José María Ángel Batalla, anunciando su inminente puesta en marcha y recepción de pacientes, a fecha de hoy, siguen sin ser puestos en servicio para el fin para el que fueron concebidos, dar servicio a más de 1.100 pacientes encamados, dotándose de UCI, U.C. Intermedios, camas de hospitalización para adultos y niños, zona de descanso para médicos y zona de triajes. Cifras y expectativas de servicios asistenciales sanitarios muy alejadas de lo que realmente se ha instalado, a pesar de que el coste se ha visto incrementado, tal como ya informó este diario el pasado 16 de abril.

En esos días, la consellera de Justicia se volcaba en informarnos que: "Las instalaciones se han construido de acuerdo a la normativa de seguridad de infraestructuras hospitalarias que es más exigente que la normativa aplicable a los equipamientos de emergencias, como correspondería a este tipo de centros."

Palabras que nos trasladó la consellera Bravo en visita institucional protocolaria con medios de comunicación. Sin embargo, a la vista de lo instalado y consultados especialistas en instalaciones sanitarias, las afirmaciones chocan con la realidad, puesto que, tal como explicó Francisco Cruz, consejero de una de las empresas encargadas de la construcción, Bellcomm Information Systems SL  el 18 de abril, las instalaciones habilitadas para atender a los valencianos, alicantinos y castellonenses, son las utilizadas en "campamentos de refugiados".

"Campamentos de refugiados" que se han construido con un cubrimiento con lonas de poliéster con inducción de PVC por ambas caras (620 grs/m²) y resistencia al fuego M2 (Norma UNE 23727 y la antigua NBE-CPI96), que, si bien es apto para el uso en locales públicos, los materiales se ubican muy lejos de la clasificación M0 (A2-s1,d0 conforme DB SI del RD 314/2006) que debería disponer este tipo de instalaciones y más cuando no se ha diseñado con compartimentación, entre módulos, que definan sectores de incendio independientes, pudiendo llegar a existir, según módulo, recorridos de evacuación, hasta alguna salida de planta (sólo constan tres habilitadas), de más de 40 metros, por lo que el Hospital no cumpliría criterios técnicos de evacuación para este tipo de instalaciones de más de 200 camas.

Además, entre otros incumplimientos técnicos que podrían estar dándose en la definición de este proyecto, los expertos nos remiten al RD 513/2017, habiendo observado, en las fotografías publicadas por los diferentes medios de las vistas de la conselleras Bravo y Barceló, la inexistencia de elementos de detección y alarma, limitándose la extinción a equipos extintores portátiles de tipo polivalente y de CO2.

Otra inadecuación normativa se observa en las instalaciones de climatización, expresando los expertos sus dudas con relación a los niveles de eficiencia de las instalaciones así como del cumplimiento de las especificaciones del RD 1027/2007, en cuanto a la ventilación, y su compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible números 7 y 13 de la ONU. También comentan, a nivel técnico, que no contempla en la ejecución del proyecto la definición de zona higiénicas dónde los trabajadores puedan quitarse los EPIs con seguridad, cambiándose de ropa tras ducharse, al acabar de atender los pacientes. Obligaciones que indica el RD 486/1997.

Otro titular que dieron las conselleras Bravo y Barceló fue que los "hospitales de campaña valencianos se montan con materiales donde el coronavirus muere en dos horas". Sólo hace falta observar la documetación cientifica y lo que publicaba The Economist el mismo 19 de marzo, día que se anunciaban la construcción de los hospitales de campaña para darse cuenta de la incorrección en la que volvieron a caer, puesto que según la documentación científica indicada, sobre el acero la persistencia del virus es de hasta 5 días y sobre el plástico podría llegar a persistir hasta 9 días.

El propio Ministerio de Sanidad, en un documento con fecha 4 de abril, reconoce, en la página 5 que reproducimos que los materiales que se han utilizado en los campaña alargan la vida del Covid.

Además, este diario también denunció los incumplimientos del Decreto Valenciano de Accesibilidad de los hospitales de campaña que, a día de hoy, y según informa lapropia conselleria, aún no han sido corregidos.

 

Los partidos políticos de la oposición han mostrado su perplejido sobre quién vendió el proyecto al presidente Puig y el porqué el Consell optó por contratar con una sociedad Ingeniería Desarrollos Alta Tecnología SL (IDAT), constituida el 11 de febrero del 2020 con un capital social de 3.000 euros, por Bellcomm Information System SL e Hispano-Vema Sociedad Limitada, la ejecución de una obra de 10.280.930 euros.

Sociedades cuyos contratos principales, de Bellcomm Information System SL, son con la Unidad Militar de Emergencia y la Brigada de Sanidad, por un total de adjudicaciones de 259.504,12 euros en el 2018, por resultar, en la mayoría de los casos, la "Oferta económicamente más ventajosa"; e Hispano-Vema Sociedad Limitada, con contratos de suministros, en su mayor parte al Ministerio de Defensa, que en el 2018 ascendieron a 619.180 euros.

Hasta final de año

En el caso de nuestras infraestructuras temporales, éstas ya han perdido el carácter temporal, no sólo por la dilación en la ejecución sino porque se ha previsto su uso hasta final de año, redefiniéndose como un elemento auxiliar, "ala" o "planta" más del edificio hospitalario. Cambio de condiciones que, normativamente, deberían haberse justificado conforme a criterios técnicos de cumplimiento del nivel de exigencia de la normativa de seguridad de infraestructuras hospitalarias a la que apeló la Consellera Bravo y que actualmente no cumplen.

Deficiencias técnicas ante la que los expertos consultados por ESdiario exponen sus dudas de que el servicio técnico correspondiente de los Ayuntamientos de Alicante, Castellón  y Valencia, pudieran llegar a emitir una Licencia de Actividad para los Hospitales deCampaña, puesto que los citados expertos sostienen que "las medidasde accesibilidad universal, de seguridad contra incendios, de climatización y de lugaresde trabajo, entre otras muchas, deben ser respetadas en una instalación de uso hospitalario, aunque sea provisional, no debiendo ser ignorada a la hora de implementarse en una instalación con pacientes encamados".

Por suerte, en estos momentos, cuando hemos empezado las fases desescala, la presión asistencial en los hospitales de nuestra Comunitat ha descendido, por lo que los hospitales de campaña no han tenido que ser utilizados. Pero si hubieran  sido necesarios, no sólo no hubiesen estado acabado sino que, además y actualmente, manifiestan incumplimiento normativos y técnicos pudiendo llegar a ser un riesto para los pacientes y trabajadores la puesta en servicio de las mismas para el fin para el que fueron diseñadas, atender pacientes Covid-19.

Comenta esta noticia