15 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

"Vamos a ganar": la arenga de Rosa Díez en un acto del PP a favor de España Suma

La jornada organizada por los populares en defensa de "lo común" pretendía servir para plantar la semilla de la coalición de centro derecha. Sin embargo, Cs y Vox no han estado receptivos.

La ceremonia del cortejo del PP a Ciudadanos y a Vox para articular esa complicada ecuación que los populares llaman España Suma se ha trasladado este jueves al Congreso, en vísperas de que el Rey constate en su ronda de consultas que Pedro Sánchez no cuenta con los apoyos suficientes y proceda a disolver las Cortes. Salvo sorpresa mayúscula.

Allí, en la Cámara Baja, la flor y nata del PP ha celebrado la jornada Españoles en defensa de lo común, para reivindicar "lo que nos une", en palabras de su portavoz, Cayetana Álvarez de Toledo. "Ello requiere generosidad, grandeza. Somos militantes de la democracia y la Constitución antes que cualquier partido", ha añadido. 

El partido de Pablo Casado pretendía de alguna forma reeditar la foto de Colón, volver a unir a los partidos que estuvieron aquel día en la calle. O, al menos, al PP, Ciudadanos, Vox, UPyD, UPN, Foro Asturias y el Partido Aragonés

Sí ha estado entre el público el presidente de UPyD, Cristiano Brown, y entre los ponentes la expresidenta de la formación magenta, Rosa Díez, y Álvaro Pombo, que fue uno de sus rostros más conocidos. Sin embargo, el acto ha estado marcado por la representación descafeinada de Ciudadanos y la ausencia de Vox.

La formación naranja ha enviado al diputado Roberto Hernández, portavoz en la Comisión de Asuntos Exteriores. Y el partido de Santiago Abascal, formalmente a nadie. Aunque Casado ha contado como cuota Vox a Alejo Vidal Quadras al referirse a él como "uno de los fundadores de Vox". 

Así que al final se ha quedado más en una reunión de dirigentes del PP que en la semilla de España Suma. Han estado, entre otros, Ana Pastor, Javier Maroto, varios consejeros de la Comunidad de Madrid con Javier Fernández Lasquetty a la cabeza, Teresa Jiménez Becerril y otros muchos diputados. 

Durante la jornada se ha hablado de la grandeza de la nación española, la Constitución, el imperio de la ley y el virus del nacionalismo, entre otros conceptos. 

"La Constitución no se defiende sola. La libertad tampoco. La convivencia nacional tampoco. La democracia política no es un don que viene del cielo. Es una planta delicada que necesita cultivo y exige a veces limitaciones voluntarias y sacrificios a sus custodios", ha advertido el líder de los populares.

"El PP, como instrumento al servicio de los españoles, está dispuesto a sumar a este proyecto a todos los que así lo entiendan. Por eso estamos aquí y por eso espero contar con mucha más gente que se sume a este proyecto de reivindicación nacional", ha añadido, tendiendo la mano a todo el que quiera cogerla. 

Especialmente punzante ha sido la intervención de Rosa Díez, que ha puesto de relieve la ironía de volver al Congreso de la mano de un partido del que en su día fue calificado "azote". La exdiputada se ha lamentado de que España se haya quedado sin españoles que la defiendan, generando el aplauso de los populares. 

Y, parafraseando a Blas de Lezo, ha subrayando que los males de un país no se producen porque sea atacado, sino porque sus ciudadanos no lo defiendan. "No nos acomplejemos, madurez cívica y paciencia hasta que provoquemos el acontecimiento. Al final vamos a ganar, la democracia tiene que ganar", ha concluido, no obstante, arengando al constitucionalismo. Pese a que el patriotismo "no esté de moda". 

Álvarez de Toledo ha colmado de elogios a Díez, de quien ha dicho que la democracia no se puede permitir que no esté en primera línea de la política. "Sé que esto generará muchas especulaciones, pero me da igual", ha señalado. Asimismo ha anunciado que el de este jueves no será el último acto en defensa de la unidad del constitucionalismo, sino el primero de varios.

Comenta esta noticia
Update CMP