| 22 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Playa de El Palmar de Vejer (Vejer de la Frontera, Cádiz). Foto turismo Vejer.
Playa de El Palmar de Vejer (Vejer de la Frontera, Cádiz). Foto turismo Vejer.

Plan de surf, música en directo y mercadillos en la California gaditana

Hay ocho kilómetros en costa en Cádiz que están de moda: El Palmar de Vejer. Sus olas 'llamaron' a los surfistas y ahora al resto que, sin tabla, encuentran una bella playa y mucha fiesta.

| Manuela Herreros Actualidad

Al destino al que nos acercamos podríamos decir, salvando las distancias, que es lo más parecido a California, la ciudad costera americana más famosa, donde cabezas rubias con mechas se lanzan al mar en sus tablas de surf, mientras el resto exhibe cochazos frente a los locales de moda o sus cuerpos escultóricos haciendo ejercicio, al tiempo que suena la música de algún artista de fondo.

Esto más o menos es lo que está ocurriendo en El Palmar de Vejer (Cádiz), aunque con su toque andaluz que todo lo relaja y denominación propia: 'Cadizfornia'. Ocho kilómetros en el corazón de la costa gaditana que son un imán para aquellos que buscan una buena playa y mucha fiesta frente al mar.

El Palmar pertenece al municipio de Vejer de la Frontera y se ha transformado de manera rápida en torno a su bella playa de arena fina, perfecta para los principiantes que se animen a cabalgar las olas y con una de las puestas de sol más buscadas.

Ambiente 'liberador' frente al Atlántico

Así que bajo este atractivo del surf, lo que era una zona agrícola y ganadera, con un pequeño núcleo de población y algún sitio auténtico para comer, se pone de moda y comienzan a proliferar chiringuitos con conciertos en directo, academias de surf, restaurantes, mercadillos y tiendas con ropa que invitan a sacar el lado más bohemio y desenfadado.

Así que, con este ambientazo 'liberador' (que recuerda también a Ibiza, pero sin surferos), una playa que aún es natural y un atardecer incomparable, porque el sol se sumerge en el Atlántico, vivirá otro verano con el público garantizado. De hecho, ya está lleno de jóvenes, parejas con niños y grupos de amigos dispuestos a disfrutar del sol, las olas, de artistas andaluces y, como no, de la cocina gaditana en plena temporada de atún rojo. 

El Palmar está abarrotado sobre todo los fines de semana, así que para no morir de éxito, se resiste a las grandes construcciones. De este modo todavía los alojamientos son acordes y lo más habitual es encontrar casitas de alquiler, algún hostel , un coqueto camping y áreas de caravanas.