| 06 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Marta del Castillo, la joven sevillana asesinada en 2009.
Marta del Castillo, la joven sevillana asesinada en 2009.

El calvario de la familia de Marta del Castillo sigue 14 años después del crimen

La sociedad sevillana arropa a la familia, que no desfallece en la lucha por recuperar el cuerpo de la joven que fue asesinada en 2009, a pesar de que la justicia archivó la búsqueda.

| Manuela Herreros Andalucía

La familia de Marta del Castillo, la joven sevillana por cuyo asesinato en 2009 fue condenado Miguel Carcaño a 21 años y tres meses de cárcel, lleva a cabo una serie de actos este martes cuando se cumplen 14 años del crimen. No quieren que se olvide su caso y siguen reclamando la recuperación del cadáver que aún no sido hallado.

Una concentración en la capital hispalense, junto a los Jardines de Murillo, una ofrenda floral y un minuto de silencio para recordar a Marta, además del apoyo y menajes de ánimo de muchas personas, entre ellas el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ya que este crimen y la desazón de esta familia conmocionó a toda España.

 

El abuelo de Marta del Castillo, José Antonio Casanueva, a pesar de su avanzada edad, 86 años, no se rinde a pesar del duro golpe judicial que recibieron con la declaración de la "conclusión de la instrucción" y archivo de la pieza judicial separada correspondiente a la búsqueda del cuerpo, si bien ante ello la Fiscalía precisa que la búsqueda sigue abierta hasta tener resultados.

 

La semana pasada, José Antonio Casanueva protagonizaba ya un acto público en el que, una vez más, reclamaba la localización del cadáver de su nieta, avisando además de que una "mano negra" estaría impidiendo el pleno esclarecimiento del crimen y de que los jueces "están matando en vida" a la familia de la víctima, a base de resoluciones contrarias a sus intereses y la denegación de sus solicitudes.

"Moriré buscando a mi nieta. No voy a parar hasta que Dios me lleve", aseveraba el abuelo de Marta del Castillo, aplaudido por sus vecinos al grito coreado de "todos somos Marta".

Dos duros golpes de la justicia

Sobre el caso de Marta, cabe recordar que el Juzgado de Instrucción número 4 de Sevilla, en el marco de la pieza correspondiente a la búsqueda del cadáver, había atendido una petición de la familia para que dicha línea de investigación abarcase los "datos crudos" de teléfonos móviles relacionados con los hechos.

En ese marco, el pasado 21 de septiembre de 2022, el Juzgado emitía un auto dando cuenta de los "informes emitidos por las operadoras" de telefonía móvil respecto a los terminales de Miguel Carcaño y Marta del Castillo, para su traslado al perito designado a fin de que el mismo "presente informe, acordándose el archivo de esta pieza en tanto se remita" dicho informe.

La Audiencia, de su lado, emitía un auto el pasado 26 de octubre de 2022, desestimando un recurso de apelación de la familia de la víctima, contra un auto previo emitido en febrero de 2022 autorizando a un perito a acceder a los "datos telefónicos crudos" de los teléfonos móviles con los que contaban a la fecha de los hechos Miguel Carcaño y Marta del Castillo; pero excluyendo de dicha medida "el resto de terminales telefónicos", en alusión a los móviles de otras personas juzgadas por el crimen, como es el caso del hermano de Carcaño, Francisco Javier Delgado; su novia María García Mendaro, el amigo de Carcaño Samuel Benítez o el joven Francisco Javier García, conocido como El Cuco.

Los tres primeros, recordémoslo, fueron absueltos tras el juicio celebrado en 2011 contra los adultos acusados por este crimen, mientras en el caso del Cuco, fue condenado por un Juzgado de Menores por encubrir el asesinato perpetrado por Carcaño y, ya en 2022, el Juzgado de lo Penal número siete le condenaba junto a su madre a dos años de cárcel por un delito de falso testimonio, en sus comparecencias como testigos en el citado juicio celebrado en 2011 contra los adultos.