| 31 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía Sostenibilidad ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, firma el convenio de financiación del Metro de Sevilla, junto a Moreno y carazo.
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, firma el convenio de financiación del Metro de Sevilla, junto a Moreno y carazo.

Llega la ansiada firma que desbloquea la ampliación del Metro de Sevilla

Un año de tensas negociaciones entre el Gobierno y la Junta de Andalucía se dan por concluidas con la rúbrica del convenio para financiar las obras con 1.300 millones de euros al 50%.

| Manuela Herreros Andalucía

La ampliación del Metro de Sevilla ya es una realidad al hacerse firme el compromiso de las administraciones implicadas en el proyecto. El Gobierno de España y la Junta de Andalucía han firmado este miércoles el convenio de financiación con el que ambas administraciones sufragarán a partes iguales los 1.300 millones de euros que costará la construcción del tramo norte de la línea 3 del Metro, que unirá Pino Montano con el Prado de San Sebastián.

La rúbrica llega un año después de que el Ejecutivo central y el autonómico acordaran la financiación del primer tramo de la línea 3 al 50%, al igual que sucedió hace más de una década con la única línea que hasta la fecha está operativa en la capital andaluza.

Un ansiado convenio que ha supuesto una auténtica lucha para la consejera de Fomento, Marifrán Carazo, que ha presionado en numerosas ocasiones a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, para hacer realidad este demandado protyecto. Y es que las negociaciones de la letra pequeña del documento se han alargado en el tiempo hasta el punto de que en este periodo se ha producido incluso una actualización al alza del coste final de la infraestructura, pasando de 1.045 a 1.300 millones por el incremento del precio de los materiales.

 A esta cuantía, la Junta sumará 66 millones que cuesta la compra de los trenes, una decisión que también levantó su polémica en la recta final de la negociación del convenio al descartar el Gobierno su participación en la adquisición del material móvil.

El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, ha jugado en este proceso el papel de mediador como se ha podido comprobar este miércoles en su intervención. Tras él, la ministra y el presidente de la Junta, Juanma Moreno, han destacado el paso adelante que supone esta rúbrica.

 

 

 

Vuelven las obras diez años después

La capital hispalense tendrá mejores comunicaciones en su área metropolitana, pero antes tendrá que soportar las molestias que causan cualquier obra de esta envergadura. Al respecto, la Junta ha anunciado que los trabajos del ramal técnico comenzarán este próximo mes de febrero y, de manera simultánea, se irán licitando "el resto de los tramos", el primero de ellos en el primer semestre de este año.

Las obras del ramal fueron licitadas por la Consejería unas días antes de las elecciones autonómicas del pasado 19 de junio con un presupuesto base de licitación que ascendía a 6.805.897 euros y un plazo de ejecución de once meses y medio. Han sido adjudicadas por 6,4 millones a la oferta de Lantania y DSV Empresa Constructora y Ferroviaria.

El tramo norte posibilitará la conexión con la línea 1. Con ello, se comunicará el norte de la ciudad no solo con el Prado de San Sebastián, sino con barrios como Nervión y Los Remedios, además de con Montequinto y el Aljarafe. Incluye el paso por cuatro centros sanitarios: el Hospital de San Lázaro, el Macarena, el Victoria Eugenia de la Cruz Roja y el centro de especialidades de María Auxiliadora.

Se recorrerá en 18 minutos y dispondrá de doce estaciones: Pino Montano Norte, Pino Montano, Los Mares, Los Carteros, San Lázaro, Hospital Virgen Macarena, Macarena, Capuchinos, María Auxiliadora, Puerta Carmona, Jardines de Murillo y Prado de San Sebastián. Esta línea, con una demanda estimada de 13,3 millones de viajeros al año, supondrá una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera de 982 toneladas al año.