| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

¿Cómo mantener tus piernas jóvenes y libres de arañas vasculares?

Estas imperfecciones, técnicamente llamadas telangiectasias, pueden ser consecuencia de diversos factores, pero tienen remedio

| E.V. Belleza

Las arañas vasculares, esas pequeñas dilataciones capilares que suelen aparecer sin previo aviso en nuestras piernas, tobillos, abdomen e incluso en el rostro, pueden ser todo un dolor de cabeza estético, sobre todo ahora que llega el verano. Estas imperfecciones, técnicamente llamadas telangiectasias, pueden ser consecuencia de diversos factores, como el sobrepeso, los embarazos, la retención de líquidos, la mala circulación sanguínea o el uso constante de tacones altos. Aunque por lo general no representan un problema grave de salud, su presencia puede resultar incómoda para muchas personas.

¿Cómo las prevenimos?

Es evidente que la mejor manera de evitar este problema es prevenir su aparición. Para hacerlo, basta con seguir estos consejos:

  1. Mantén un peso saludable: El sobrepeso y la obesidad aumentan la presión sobre las venas de las piernas, lo que puede provocar la formación de arañas vasculares. Mantener un peso saludable a través de una dieta equilibrada y ejercicio regular puede reducir este riesgo.
  2. Evita estar mucho tiempo de pie o sentado: Permanecer en la misma posición durante largos períodos puede dificultar el flujo sanguíneo, lo que aumenta la presión en las venas. Intenta cambiar de posición con frecuencia y hacer pausas para estirar las piernas si pasas mucho tiempo de pie o sentado.
  3. Eleva las piernas: Elevar las piernas por encima del nivel del corazón varias veces al día puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y reducir la presión sobre las venas de las piernas. Puedes hacerlo recostándote y colocando  una almohada debajo de las piernas y durmiendo con una manta doblada bajo el colchón a la altura de los pies.
  4. Usa medias de compresión: Las medias de compresión ( las hay de invierno y de verano) mejoran la circulación sanguínea y reducen la presión en las venas de las piernas. Son especialmente útiles si pasas mucho tiempo de pie o si tienes antecedentes familiares de problemas vasculares.
  5. Haz ejercicio regularmente: El ejercicio regular, como caminar, nadar o montar en bicicleta, puede mejorar la circulación sanguínea y fortalecer las venas, lo que puede ayudar a prevenir la formación de arañas vasculares. Intenta hacer al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico la mayoría de los días de la semana.

¿Qué se puede hacer si ya las tienes?

 Existen algunos remedios naturales que pueden ayudar a mejorar su apariencia y prevenir la formación de nuevas arañas vasculares. Aquí te presentamos algunos:

  1. Aceites de coco y mostaza: Estos aceites tienen la capacidad de penetrar profundamente en la piel y reparar los daños en los capilares. Masajear suavemente las zonas afectadas con estos aceites, desde los tobillos hasta la parte superior de los muslos, puede ayudar a mejorar la circulación y reducir la visibilidad de las arañas vasculares.
  2. Vinagre de manzana: El vinagre de manzana actúa como astringente y puede ayudar a reducirls visualmente. Aplicar una compresa humedecida con vinagre de manzana sobre las zonas afectadas durante unos 30 minutos mejora su apariencia y previene la formación de nuevas venitas.

 

  1. Ginkgo Biloba: Esta hierba se ha demostrado que fortalece las venas, estimula la oxigenación en áreas problemáticas y mejora la circulación sanguínea. Además, ayuda en la pérdida de peso, lo que puede reducir la predisposición a desarrollar arañas vasculares. Se puede encontrar en forma de comprimidos o gotas en herbolarios.
  2. Olmo escocés (Hamamelis): Esta planta no solo es conocida por su capacidad para limpiar el organismo, sino también por tonificar la piel. Aplicar hamamelis sobre las zonas afectadas del rostro puede ayudar a reducir su apariencia debido a sus propiedades astringentes.
  3. Jengibre: .El jengibre ayuda a romper la fibrina, una proteína de la sangre que se acumula en las zonas lesionadas, evitando así el enrojecimiento característico. Consumir jengibre crudo rallado en ensaladas o en forma de té varias veces al día resulta muy beneficioso
  4. Bioflavonoides: Estos poderosos antioxidantes se encuentran en alimentos como las uvas (con pepitas y sin pelar), fresas, brócoli, ajo, espinacas y té verde. Además de combatir los radicales libres, los bioflavonoides tienen propiedades antiinflamatorias y ayudan a fortalecer las paredes de las venas

Además de estos remedios naturales, es importante llevar un estilo de vida saludable. Reducir el consumo de sal, alcohol y tabaco,  pueden ayudar a mejorar la circulación y prevenir la formación de arañas vasculares. Caminar dentro del agua en la playa o la piscina también puede ser beneficioso para estimular el retorno venoso.

Con un poco de paciencia y siguiendo estos consejos, es probable que puedas ver resultados positivos en poco tiempo.