| 12 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

¡Cuidado porque nadie está a salvo!: llegan las alergias de primavera

Hay factores que están provocando que cada vez haya más "urbanitas" que sufren esta pesadilla

| E.V. Belleza

Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica alrededor de 8 millones de personas en nuestro país sufren de alergia al polen. Eso supone que 17 de cada 100 españoles van a empezar en breve a padecer en mayor o menor medida los estornudos, el goteo nasal, el lagrimeo y el picor en nariz, ojos y garganta característicos de esta afección que se produce cuando nuestro sistema inmunitario identifica el polen como un germen invasor.

¿Por qué cada vez hay más alérgicos?

Aunque no se sabe con exactitud el por qué está aumentando el número de personas que padecen este tipo de alergias, todo parece indicar que el cambio climático tiene mucho que ver en este asunto. Las altas temperaturas que hacen que los árboles y las plantas comiencen su periodo de polinización antes y durante más tiempo es desde luego un factor muy a tener en cuenta.

A esto hay que sumarle la contaminación, que provoca un aumento del CO2 que, a su vez, favorece el crecimiento de las plantas ya que estas lo utilizan para hacer la fotosíntesis. Por si esto fuera poco, el problema se agrava porque en los lugares con una alta contaminación, además de haber CO2 hay otras partículas, como pueden ser las producidas por los combustibles fósiles, que modifican el metabolismo de los vegetales haciendo que estos produzcan unas proteínas que son las que liberan cuando intentan sobrevivir en un ambiente hostil. 

La consecuencia es que el polen de estas plantas y árboles es mucho más alergénico que el de otras zonas donde no hay contaminación. Esto explica que aunque haya menos plantas que en el campo, sea en las grandes ciudades donde hay más alérgicos al polen. 

¿Cuáles son los pólenes primaverales que afectan más?

Se puede ser alérgico a prácticamente cualquier polen, pero los que más suelen afectar durante estos meses son los del plátano de sombra, olivo,  arizónicas y, sobre todo, los de las gramíneas. 

¿Cómo debemos actuar si sospechamos que hay una alergia al polen?

Lo primero que hay que hacer cuando aparezcan por primera vez síntomas como los que hemos descrito antes (estornudos, lagrimeo, irritación de ojos y/o picor intenso de nariz o garganta) es acudir a un especialista que determinará a qué tipo de polen somos alérgicos. Este paso es fundamental ya que lo que empieza como algo leve puede ir agravándose con el paso del tiempo y convertirse en algo más serio que termine por dificultarnos la respiración. 

Una vez que el médico determine a qué se debe nuestra alergia y nos recete la medicación o la vacuna adecuada, debemos seguir sus indicaciones cuidadosamente y no auto recetarnos nunca antihistamínicos ya que si no tomamos la dosis correcta pueden tener efectos secundarios

¿Cómo nos protegemos del polen primaveral?

- Evidentemente debemos exponernos lo menos posible a esa sustancia que nos produce la alergia. Para ello es fundamental informarse de los niveles y del tipo de pólenes que hay donde residimos. Hay páginas como www.polenes.com o eltiempo.es que puedes consultar a diario

- Ahora que las mascarillas ya han entrado a formar parte de nuestras vidas acostúmbrate a usarlas en las horas en las que hay una mayor concentración de polen que son desde las doce del mediodía a las cuatro de la tarde.

- Mantén las ventanas de tu casa cerradas y lávate bien las manos y la cara cuando regreses de la calle para eliminar todas las partículas que se te hayan podido quedar adheridas

- Durante los desplazamientos en coche, mantén las ventanillas cerradas 

- Utiliza gafas de sol para minimizar la irritación de los ojos

- Hazte con un purificador de ambiente o con filtros especiales para pólenes.