| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

¿Pérdida de cabello? Prueba estos remedios naturales

Si notamos que perdemos  más pelo del habitual debemos ponernos manos a la obra antes de que se convierta en un problema

| E.V. Belleza

La caída del cabello es una preocupación común tanto para hombres como para mujeres. Aunque existen tratamientos médicos y comerciales para abordar este problema, hay soluciones naturales y caseras que funcionan siempre y cuando las empecemos a aplicar en cuanto notemos que perdemos  más pelo del habitual. No son mágicos, pero ayudan a fortalecer los folículos y a mantener nuestro cabello fuerte y sano

1. Aceite de coco

El aceite de coco es conocido por sus propiedades nutritivas y puede ayudar a fortalecer el cabello y prevenir su caída. Este aceite penetra en el tallo del cabello y reduce la pérdida de proteínas, lo que puede ser beneficioso para mantener el cabello fuerte y saludable.

Modo de uso:

  • Calienta una pequeña cantidad de aceite de coco y masajea el cuero cabelludo con él.
  • Déjalo actuar durante al menos 30 minutos o toda la noche.
  • Lava el cabello con un champú suave.

2. Zumo de Cebolla

El jugo de cebolla contiene altos niveles de azufre, que mejora la circulación sanguínea en los folículos capilares y promueve el crecimiento del cabello. Un estudio publicado en el Journal of Dermatology encontró que la aplicación de jugo de cebolla en el cuero cabelludo puede ayudar a reducir la caída del cabello y estimular el crecimiento en personas con alopecia areata.

Modo de uso:

  • Extrae el jugo de una cebolla.
  • Aplica el jugo directamente en el cuero cabelludo y déjalo actuar durante 15-20 minutos.
  • Lava el cabello con un champú suave para eliminar el olor.

3. Aloe Vera

El aloe vera es conocido por sus propiedades calmantes y su capacidad para equilibrar el pH del cuero cabelludo, lo que puede contribuir a un cabello más saludable. Además, sus enzimas proteolíticas ayudan a reparar las células muertas de la piel en el cuero cabelludo.

Modo de uso:

  • Extrae el gel de una hoja de aloe vera.
  • Aplica el gel directamente en el cuero cabelludo.
  • Deja actuar durante 30 minutos antes de lavar con un champú suave.

 

4. Té Verde

El té verde contiene antioxidantes que pueden estimular el crecimiento del cabello y prevenir su caída. Los compuestos bioactivos del té verde, como los polifenoles, tienen propiedades que promueven la salud del cuero cabelludo y los folículos capilares.

Modo de uso:

  • Prepara una taza de té verde y déjala enfriar.
  • Aplica el té verde en el cuero cabelludo y el cabello.
  • Deja actuar durante 30-60 minutos antes de enjuagar con agua fría.

5. Masaje del Cuero Cabelludo

El masaje del cuero cabelludo mejora la circulación sanguínea y puede ayudar a fortalecer los folículos capilares. Un estudio publicado en la revista Eplasty indicó que los masajes regulares del cuero cabelludo pueden aumentar el grosor del cabello con el tiempo.

Modo de uso:

  • Usa las yemas de los dedos para masajear suavemente el cuero cabelludo en movimientos circulares.
  • Hazlo durante 5-10 minutos al día.

6. Aceite de Romero

El aceite esencial de romero es otro remedio popular para prevenir la caída del cabello. Se ha demostrado que estimula el crecimiento del cabello y puede ser tan efectivo como el minoxidil, un tratamiento común para la calvicie, según un estudio publicado en Skinmed.

Modo de uso:

  • Mezcla unas gotas de aceite esencial de romero con un aceite portador como el aceite de oliva o de coco.
  • Aplica la mezcla en el cuero cabelludo y masajea suavemente.
  • Deja actuar durante al menos 30 minutos antes de lavar el cabello.

Estos métodos son seguros para la mayoría de las personas, pero siempre es aconsejable realizar una prueba de sensibilidad antes de aplicar cualquier sustancia nueva en el cuero cabelludo. La constancia es clave, y los resultados pueden tardar semanas o incluso meses en ser visibles