| 02 de Febrero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
María Patiño
María Patiño

María Patiño pasa del papel de acusadora a víctima

Las constantes apariciones de la presentadora de Mediaset defendiendo a "capa y espada" a Rocío Carrasco dejan de fondo amenazas legales y una ristra de acusaciones contra Antonio David

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

Propuesta_Cabecera_Jesuus_Manuel_Ruiz1

18 meses dan para mucho. También para cambiar de rol en una situación con un personaje. Así ha sido en el caso de María Patiño. De asegurar que Rocío Carrasco había sido una víctima (y a su vez Antonio David un maltratador: protagonista y antagonista) a ser ahora ella la víctima de Antonio David.

Este pasado lunes, la colaboradora de televisión adelantaba en el programa En el nombre de Rocío que “la policía va a tomar medidas”. Una aseveración en relación a Antonio David Flores y el presunto acoso en redes sociales que podría llevar el padre de los hijos de Rocío Carrasco hacia María Patiño. Fue un anuncio. Una sospecha que empieza a tomar cuerpo de verdad. Todo presunto.

Según las  palabras de la  comentarista de los especiales de la segunda entrega de la docuserie  o cuento de Rocío Carrasco, estaría atravesando una situación “delictiva” por parte de Antonio David Flores. La imputación de María Patiño lo dejamos en presunto. Como tantos presuntos hemos vivido este año con todo lo relacionado con la “musa 2021 de Mediaset”, Rocío Carrasco.

María Patiño es muy generosa, -la más generosa-,  con las competencias que le otorga a la Policía. Imaginamos que se refería a la Policía Nacional. Le ha entregado las funciones que son propias de los Juzgados y sus jueces.  En este caso los Juzgados de Instrucción que son los que se encargan de los procesos penales. La Policía ni es juez ni magistrado.  En este segundo caso si ascendemos en el escalafón del Poder Judicial y nos hallamos en los Tribunales o Audiencias. 

EuropaPress_4795768_rocio_carrasco

María Patiño ha podido denunciar ante una comisaria por un  presunto delito. Puede que lo haya hecho. Lo contará si considera. Algo habitual en todas las comisarías de nuestro país. La policía realiza el atestado policial y se deriva al juzgado de Instrucción que por competencia corresponda.

Es el juez el que “minuta” -el llamado minutaje- del atestado policial y define el delito y a partir de ahí se convierten en Diligencias Previas o Diligencias Urgentes. El proceso es distinto a “la policía va a tomar medidas”. Esto recuerda a otras épocas de otra España de la que tan en la actualidad se halla, por eso de las querencias a tiempos pasados franquistas. El pasado se hace presente. Para algunos, algunas y las hay “algunes”.

Otra cosa distinta es si nos metemos en los delitos de violencia de género o delito fragante donde las competencias pueden variar. No parece el caso. Ahora bien, visto el asunto y nuestro país, y observando los Juzgados de Violencia de Género y qué pasa en la realidad en el día a día, todo puede ser posible.

La violencia de género existe y las denuncias falsas también. Estas segundas se incrementan por horas con las nuevas leyes progresistas. Es un dato objetivo. Y no el 1% que se cuenta sin saber qué se cuenta. Este no es el caso de donde venimos. La policía actuará por orden de un juez si fuera preciso. Larga vida a esta historia.