| 18 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Kiko Matamoros y Ana Luque desataron las carcajadas en plató.
Kiko Matamoros y Ana Luque desataron las carcajadas en plató.

Kiko Matamoros forma un dúo de humor con la amiga de Olga Moreno en Honduras

Lo del colaborador de Sálvame y Ana Luque en "Supervivientes" llegó a un punto límite de tal calibre que Carlos Sobera apenas si podía hablar y contener las lágrimas de la risa desde Madrid.

| C. A. Chismógrafo

Este miércoles de Tierra de Nadie en Supervivientes 2022 los concursantes disputaron juego de recompensa en Cayo Menor. Llegado el turno de la pareja formada por Kiko Matamoros y Ana Luque todo fueron sido risas en Honduras pero también en el plató de Carlos Sobera en Madrid. 

El colaborador de Sálvame era el encargado de cantar y la amiga de Olga Moreno tenía que adivinar que se trataba de La bamba. 

La prueba de recompensa de Ana Luque y Kiko Matamoros disparó las risas en plató

Kiko se sumergió en el agua y entonó el estribillo pero, a pesar de su empeño, el primer intento era fallido: "El gran poder", decía Ana. "Claro que he escuchado, pero no me he enterado, Kiko. Que no me he enterado, Kiko, te lo juro", se defendía Luque mientras Matamoros no salía de su asombro. 

Lara Álvarez dio la primera pista asegurando que se trataba de una canción tradicional mexicana y la concursante empezó con su show particular: "Ay, te iba a decir una sardana, espérate. ¡Paulina Rubio! ¿Mis zapatos rojos?", gritaba diciendo todo lo que se le pasaba por la cabeza.

Un Matamoros cada vez más desesperado volvía a cantar debajo del agua, pero nada, y las risas en plató iban a más, Carlos Sobera ya incluso lloraba de las carcajadas, al igual que Álvarez y los concursantes en Cayo Menor.

A todo esto, Kiko se rindió y abandonó el lugar de juego mientras Sobera clamaba divertido, "acabamos de descubrir un dúo cómico".

Tras una segunda pista, otros versos de Kiko bajo el agua y un sinfín de risas que cada vez iban a más, por fin Ana daba con la tecla: "¡Para bailar la bamba!".