| 23 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Rocío Carrasco.
Rocío Carrasco.

Rocío Carrasco, de musa de Telecinco al “vertedero televisivo”

La hija de Rocío Jurado ahora culmina la obra que comenzó su amiga Carlota Corredera. Jorge Javier Vázquez fue mucho más rápido. Quizás visionario de lo que sucedería con el tiempo.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 


Aquí no ha existido la gama de los grises. Blanco o Negro. Así ha sido la presencia de la hija de La Más Grande desde que volviese a la pequeña pantalla hace ahora dos años. Rocío Carrasco regresaba un 21 de marzo de 2021 para contar su historia, su docuserie o su cuento (sin ser chino).

Rocío Carrasco se convertía en una musa. En la mujer que abandera la causa de la mujer maltratada. Presuntamente por su parte y judicialmente. No estaba sola. A su lado la ministra de Igualdad, Irene Montero y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La ministra lo hizo 24 horas después de empezar a narrar su versión pagada de los hechos y maqueada por sus guionistas. Aquí la Justicia contó poco. Era justicia machista.

Pedro Sánchez lo hizo a través de Teresa Campos con una llamada. El presidente prefirió interesarse por Rocío Carrasco que llamar a cualquier casa de acogida de nuestro país. Cuestión de preferencias o publicidades.

Carlota Corredera no fue tan rápida a la hora de reaccionar como Jorge Javier Vázquez

La hija de Rocío Jurado contó con el apoyó incondicional de su amiga/hermana Carlota Corredera. Un buen tándem de feminismo mal entendido. Carrasco vivió días de gloria. Era la resurrección de la Virgen María. Su historia no se podía discutir. Nada de utilizar el Estado de Derecho como herramienta para contradecir el "cuento": "O estás con el cuento o no puedes estar en los temas relacionados con Rocío Carrasco", fue la idea ejecutada durante el culebrón.

Ahora culmina la obra que comenzó su amiga Carlota Corredera. El 25 de marzo de 2022, a la comunicadora la invitan a abandonar el programa Sálvame. Un formato del que fue directora y después presentadora. Tiempo final llegó su papel de jueza que dictaba sentencias ante opiniones contrarias. Jueza y dictadora. Ella echaba del programa si veía que su discurso estaba vacío. Intelectualmente hablando. De jueza y dictadora a la calle.

Corredera inauguró la nueva era de Telecinco. Fue la cabeza de turco. La primera en salir. Ahora ha llegado el turno de la mentora Rocío Carrasco. Siempre la señora de Fidel Albiac podrá pedir consejo a su otra gran amiga y hermana, la psicóloga Ana Isabel Bernal. Psicóloga especialista en Violencia de Género. Esa especialidad no existe en psicología. Jorge Javier Vázquez fue más rápido. Hizo el estreno y se fue. A otras cosas. Quizás visionario de lo que sucedería con el tiempo. Que cada uno se planche su ropa.

Rocío Carrasco arrastra a todos los que han formado parte de la historia y son contrapunto. No se puede nombrar a Rosa Benito, Ortega Cano, Gloria Camila. Es la manera de cerrar para siempre este tema que ha conseguido una bajada considerable de audiencia y el adelanto con rasante de Antena 3. Ni audiencia ni arropo. Otro despropósito. La docuserie de Carrasco pierde fuelle a medida que se van conociendo los hechos y las historietas. La nueva dirección de Mediaset quiere olvidarse de la historia y la envía al "vertedero televisivo".

 

Malos tiempos para Ana María Aldón. Si no habla de Ortega Cano, su papel de colaboradora estrella es difícil. De momento en el programa Fiesta  no cuenta con una sección de Diseño y Patronaje. Siempre quedará la opción de inaugurar una sección para buscarle novio, novia o novie. Ana María Aldón está siempre muy abierta a todo. Lo que se llama "una progresista moderna". Todo se pega. Y está impregnada.