| 21 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse

El exmarido de Sonia Ferrer miente sobre la nulidad de su matrimonio religioso

Marco Vricella se casa en junio con la bailaora Cecilia Gómez pero antes tiene que lograr la nulidad de su anterior matrimonio. ESdiario sabe por qué no podrá casarse con ella por la Iglesia

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

Marco Vricella y Cecilia Gómez se darán el “Sí quiero” el próximo 26 de junio en Madrid. La pareja lo ha anunciado en su revista de cabecera Hola mediante una exclusiva. El anuncio del compromiso lo adelantaba la revista Semana con posterior desmentido de Cecilia Gómez. También mintió. El tiempo da la razón a la verdad y desvelábamos que entonces quiso desmentir porque quería comercializar con Hola.

Este miércoles nos despertamos con el mayor dardo envenenado de Marco Vricella hacia la que fue su mujer y madre de su hija Laura. Según él, Sonia Ferrer no le quiere conceder la nulidad eclesiástica a su marido. Algo que es incierto. En primer lugar las nulidades eclesiásticas no las concede el exmarido o exmujer. Son competencia exclusiva de los tribunales eclesiásticos. De manera que ya desde el principio no está contando la verdad. La afirmación de Vricella sorprende al conocer que el futuro marido de Cecilia Gómez se considere tan católico y no conozca el procedimiento legal para la nulidad religiosa. O será una estrategia legal. Quizás.

ESdiario ha tenido acceso al porqué no podrá casarse con Cecilia por la Iglesia. Y para esto hay que entender la modificación que ha hecho la Iglesia desde la llegada del Papa Francisco para obtener la nulidad eclesiástica. Antes de la jefatura de actual Papa, para obtener la nulidad ante Dios se necesitaba sentencia favorable de las dos Instancias de la Iglesia.

De la Primera Instancia cuyo Tribunal se ubica en la provincia donde contrajeron matrimonio y una vez conseguida la sentencia positiva se tiene que dirigir a la Segunda Instancia que es único en nuestro país y es el Tribunal de la Rota en Cádiz. Hasta hace unos años se necesitaban las dos sentencias favorables. 

Actualmente esto ha cambiado. Ahora sólo se necesita una sentencia favorable de una de las dos instancias y el matrimonio será nulo ante los ojos de Dios. Ahora se ahorra tiempo y dinero. En contra, los motivos de la nulidad tienen que ser claros y motivados con precisión para obtener la nulidad en Primera Instancia. Y ahora vamos “al turrón” por ser Navidad.

Marco Vricella intentó que Sonia Ferrer se culpabilizase de la ruptura de su matrimonio quedando fuera de culpa quien solicita la nulidad. Es la vía más rápida para conseguir la nulidad porque ante el Tribunal Eclesiástico, Marco habría hecho todo lo posible para salvar el matrimonio canónico y la culpable era Sonia.

En religión se habla de culpa y no de responsabilidad. De esta forma, es la única manera de conseguir la nulidad en seis meses que es el tiempo en el que contraerá matrimonio religioso con la bailaora. Este diario confirma que Sonia Ferrer no le ha puesto ningún impedimento a su ex marido pero donde no ha claudicado es en adjudicarse falsamente los motivos de la ruptura para que su ex marido quede libre ante los ojos de Dios y de la prensa que le compra y lee sus noticas.

La presentadora espera que sea feliz el padre de su hija. Desconocemos si la parte contraria piensa lo mismo. El dardo envenenado de Vricella lleva implícito un delito que tan solo dependerá de Sonia Ferrer convertirlo en tribunales. El ser católico, creyente o no es un Derecho Fundamental recogido en la Carta Magna del que nadie puede disponer a su antojo para publicitarlo. Es delictivo decir de otro que es o no creyente. A veces manejar bien el bisturí no hace sabio en leyes. Y los Derechos Fundamentales están con protección extrema en la Constitución Espanola del 78.