| 01 de Julio de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Miriam Saavedra.
Miriam Saavedra.

Un viejo conocido de Sálvame pasa la noche en el "pisito" de Miriam Saavedra

Las vueltas que da la vida en televisión son insondables y si no que le pregunten a estos dos veteranos de la cadena de Mediaset, que han terminado haciendo algo que pocos hubieran previsto.

| M. F. Chismógrafo

El veterano paparazzi y colaborador de Sálvame Antonio Montero ha entrado en el Quiero dinero del Tomate y unas de las pruebas que tiene que superar es pasar una noche entera con Miriam Saavedra, que se encuenra participando en el reality Sola de Mediaset.

Así las cosas, el periodista entró en el "pisito" para pasar largas horas con la concursante, pero lo que no sabía es que el entrevistador iba a ser entrevistado.

La peruana que no se corta un pelo le preguntó absolutamente de todo un poco: por las “flatulencias” de Lydia Lozano, por Rafa Mora, por Sálvame, por sus gustos en la cocina, por el coronavirus (Montero dice que le está afectando porque “ya no puede ir al campo")...

No podía faltar el tema estrella de las últimas semanas; el escándalo en el Clan Pantoja. 

Antonio le dijo a Miriam que Isabel siempre le ha parecido “una mujer muy guapa” y a Saavedra se le ocurrió preguntarle si se había enrollado con la tonadillera alguna vez. El colaborador le dijo que no, que le ha hecho muchas fotografías y reportajes pero que "no se lleva bien" con ella en realidad.

Después pasaron a hablar del amor  y en concreto, Montero quiso indagar en la vida sentimental de Miriam, ahora que ya no está saliendo con Carlos Lozano. La exgranhermana fue sincera y le dijo que ahora no está con nadie: “No me interesa tener pareja ahora, no estoy buscando. Hablo con mucha gente y eso, pero estoy centrada en el trabajo”, dijo y él valoró mucho que haya venido a España y haya triunfado en la televisión.

Claro que el momento más curioso se produjo cuando, después de cenar, tomar café y hablar largo y tendido, convirtieron el piso en un salón de estética. Ella le depiló las cejas a él por primera vez en su vida y le cambió totalmente la cara, aunque no necesariamente para bien porque bien depiladito a Miriam se le parecía a un "villano o a un tristo perrito".  Menudo negocio...