| 27 de Mayo de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía
Lucía Dominguín
Lucía Dominguín

La hermana de Miguel Bosé sigue la estela de Rocío Carrasco y cuenta su tragedia

Siempre alegre y bromista, Lucía Dominguín sorprendió a todos contando con detalles de los más descarnados la pesadilla que sufrió cuando le quitaron a sus hijos Bimba y Olfo.

| Redacción Chismógrafo

Lucía Dominguín suele llenar de humor y creatividad su presencia en los platós, pero en su participación en 'Viernes Deluxe' ofreció una cara insólita. En la entrevista que le hizo María Patiño, la hermana de Miguel Bosé siguió la estela abierta por Rocío Carrasco y narró con todo clase de truculentos detalles uno de los episodios más traumáticos de su vida: cuando secuestraron a sus hijos.

El autor de la acción fue Alessandro Salvatore, uno de los exmaridos de Dominguín. Fue su suegra quien se lo contó, y tras esto, pasó un año y medio luchando por recuperarles. Según contó, Salvatore y Dominguín tenían buena relación y el acuerdo de que los pequeños pasaran las vacaciones de verano con ellos.

 

El resto del año estaba establecido que estuvieran con su madre, hasta que eso cambió radicalmente cuando la suegra de Lucía le dijo, a dos días de cuando se suponía que se iba a reencontrar con sus hijos, que estos no iban a volver y que debía olvidarse de ellos.

Completamente conmocionada, el primer impulso de Dominguín fue quitarse la vida: "Cogí el Renault 5 que tenía y me fui a estamparme, se me habían quitado los pilares de mi vida. Estuve a un centímetro de estamparme y de quitarme la vida, pero a mitad de camino me dije: 'lucha por tus hijos'.

Tras tomar esa decisión, se puso manos a la obra con la ayuda de su padre, el torero Luis Miguel Dominguín, que contactó con unos investigadores privados y movilizó a gente en México y Estados Unidos para encontrar a sus nietos.

Tras un año a la espera en España, Lucía se trasladó a Estados Unidos y cuatro meses estuvo allí hasta que consiguió ver a Bimba (11 años) y a Olfo (6 años). El encuentro tuvo lugar en el recibidor del hotel en el que estaba, y se caracterizó por la frialdad en los pequeños, según contó.

Acusada de sufrir un trastorno mental

Vinieron luego muchos meses en los que incluso tuvo que someterse a un estricto control psicológico y psiquiátrico para demostrar que no sufría trastorno mental, como le acusó su ex. Además, a los pequeños se les hizo creer que su madre les había abandonado.

 

Por suerte, pudo demostrar ante la Justicia que estaba en sus cabales y pudo regresar con sus hijos a España. Pero el calvario no acabó ahí: Dominguín se mudó a Mallorca y vivía aterrorizada, sin dormir y vigilando continuamente a Olfo y Bimba, bajo el temor y sospecha de que pudieran quitárselos de nuevo.

Sin embargo, eso no pasó. Aunque una vez se encontró a Sandro, hermano de su expareja, espiándola, el marido se desentendió de los niños, no les reclamó y tampoco le pasó la pensión pertinente a su madre.