| 18 de Junio de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Tamara Gorro en "Y Ahora Sonsoles".
Tamara Gorro en "Y Ahora Sonsoles".

La suegra de Miguel Lago se cuela en el plató de Ónega y eclipsa a Tamara Gorro

"Y Ahora Sonsoles" sigue su paso firme en la parrilla de Antena 3. Entre sus colaboradores una rutilante estrella no solo hace sombra a Sálvame de Telecinco sino a veteranas del showbussines

| Candela Alba Chismógrafo

La nueva aventura televisiva de Sonsoles Ónega en Antena 3 sigue pisando fuerte en la parrilla y este miércoles, en su tercera entrega volvió a imponerse a Sálvame Naranja con datos de 15.3% de cuota de pantalla y 1.249.000 espectadores frente a un 14.3% y 1.170.000, respectivamente.

Las nuevas aventuras (más bien desventuras) de las Campos en Telecinco y el fichaje internacional de Patricia Donoso no fueron suficientes para hacer frente al Y Ahora Sonsoles de Atresmedia, entre cuya plantilla de nuevos colaboradores empieza a brillar con luz propia Miguel Lago.

El ex de Todo es Mentira de Risto Mejide en Cuatro poco a poco va ganando espacio en el nuevo formato y lo mismo destaca en la mesa de actualidad que en la mesa rosa.

Este miércoles sin ir más lejos y aprovechando que era el Día Mundial de la Suegra, Miguel Lago volvió a descolocar a los presentes haciendo lo contrario que se espera de él.  Vamos, que defraudó a quienes estaban "esperando un comentario hiriente" sobre su suegra. El colaborador, lejos de la broma, tuvo bonitas palabras hacia ella y por un motivo: "Ella dio a luz a la persona más importante de mi vida".

El humorista sigue acumulando buenas críticas desde que comenzó Y Ahora Sonsoles y eclipsó incluso a otra colaboradora veterana de renombre, Tamara Gorro, que este miércoles se convirtió en trending topic pero en su inmensa mayoría por comentarios negativos por lo que algunos espectadores tildan de histrionismo o afán de protagonismo excesivo.