| 31 de Enero de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Corinna Larsen,
Corinna Larsen,

El bochornoso encuentro entre la Reina Sofia y Corinna en La Zarzuela: señalada

No solo el Rey Juan Carlos va a sufrir con el nuevo podcast de la que fuera su "amiga especial". También otros miembros de la Casa Real van a ver descubiertos sus peores secretos íntimos.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Por si el Rey Juan Carlos no tuviera suficiente con todo lo que ha salido a raíz de su relación con Corinna Larsen, lo del podcast de su "examiga especial" promete sobrepasar todos los límites.

De hecho, en su último episodio vuelve a desvelar nuevos secretos de su relación con el Emérito y apunta directamente a la Casa Real.

Con el descriptivo nombre de Envidia, el podcast destapa lo que ocurrió en un accidental e inoportuno encuentro entre Corinna y la Reina Sofía en el Palacio de la Zarzuela; un encontronazo que, como se podía haber previsto, terminó en gran discusión: "Había escuchado lo hostil que puede ser la Reina Sofía, a la que le obsesionaba que pudiera existir nuestra relación".

Según cuenta, acudió con otros amigos invitada por Don Juan Carlos pero no sabía que la Emérita estaba en La Zarzuela porque de haberlo sabido no hubiera entrado: "Tenía bastante miedo de poner un pie en el Palacio, a menos que tuviera el cien por cien de seguridad de que durante mi visita no coincidiría con ella. También por respeto, porque lo último que quería era montar una escena".

Siempre según el relato de Corinna, cuando coincidieron la Reina Sofía "saludó al invitado y luego me señaló a mí y me dijo algo así como: Sé quién eres. El Rey parecía desconcertado e incapaz de responder a esta hostilidad". Una escena "bastante vergonzosa para los que estábamos allí", apuntilla.

También recuerda un gran anillo que le regaló Don Juan Carlos, pero que según le dijo, "no podía lucir en publico. Sólo sabían un pequeño número de personas en España, amigos íntimos del Rey. Digamos que teníamos una cena el fin de semana con sus amigos, entonces ahí sí me ponía el anillo. Él estaba orgulloso de ello, se lo enseñaba a sus amigos y todas las esposas lo querían ver. Sólo tuve la precaución de llevarlo en reuniones donde podrían fijarse en él y provocar rumores en torno al palacio".