| 30 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
La Reina Sofía, siempre en los recuerdos de Jaime Peñafiel.
La Reina Sofía, siempre en los recuerdos de Jaime Peñafiel.

Jaime Peñafiel airea el día que la Reina Sofía vio "sin bragas" a su amiga

La curiosidad mató al gato y metió en una embarazosa situación a la Emérita. Mira que se ha hablado de la esposa de Rey Juan Carlos pero lo que no sepa el periodista especializado...

| Maribel Fernández Chismógrafo

Es una caja inagotable de anécdotas sobre la Familia Real, fundamentalmente sobre los Eméritos, con quien tuvo una estrecha y casi íntima relación. Por eso cada vez que Jaime Peñafiel se pone a escribir su columna de fin de semana de LOC más de uno estará temblando antes de leerla en los pasillos de Zarzuela.

 

Esta vez le ha tocado el turno a la Reina Sofía de protagonizar los recuerdos curiosos del periodista especializado en Casa Real. 

Se remonta a febrero de 1989 para contar una anécdota que, a su juicio, demostraría que la curiosidad es una de las actitudes de la madre de Felipe VI. Una jornada en la que "como tiene por costumbre, leía la prensa y escuchaba la radio mientras desayunaba. Y no pudo dejar de experimentar asombro, sorpresa pero, sobre todo... curiosidad, por los comentarios sobre el "secreto" de Marta Chávarri, publicado en Interviú y al que se refería toda la prensa escrita y radiofónica de aquel día".

Según Peñafiel, la Reina Sofía sentía una gran simpatía por Marta Chávarri

La cosa se intensificaba si se tiene en cuenta que "por Marta la Reina sentía una especial simpatía desde que fue mujer de uno de los grandes amigos de Don Juan Carlos desde la época escolar de Las Jarillas, Fernando Falcó, marqués de Cubas, con quien se había casado en 1982", evoca Peñafiel.

Es por eso que sin dudarlo y con el fin de saciar su curiosidad, Doña Sofía llamó al Jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, para que le subiera un ejemplar de Interviú.

Pues que Sabino ya había visto y comentado la revista con el Rey Juan Carlos no consideró adecuado que Doña Sofía viera a la "marquesa sin bragas" y con todo el "felpudo al aire" y lo dejó pasar pero, según Peñafiel, "no habían transcurrido ni cinco minutos" cuando le volvió a llamar, "extrañamente indignada, por no haber recibido todavía la revista".

 

De nada valieron las excusas de Fernández Campo porque "insistió, con ese tono cuando no se atiende inmediatamente" y ordenó que se la subieran. Parece ser que nunca le comentó el contenido: "Pienso que su curiosidad le jugó una mala pasada", explica Peñafiel que muestra su faceta más comprensiva con el accidente de Chávarri: "A Lady Di le ocurrió lo mismo. La captaron sin bragas en una recepción. Suele ocurrir cuando la mujer lleva traje de seda natural ajustado. Para que no se marque la ropa más interior, se prescinde de la braguita y sucede lo que sucede, lo que sucedió".