16 de Abril de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Vanidad
Rocío Flores Carrasco.

Rocío Flores se hace dos tatuajes que tocan la moral a Rocío Carrasco

Cuando su madre vea lo que se ha hecho (en los medios, se supone, porque no se hablan ni se ven) seguro que no se quedará indiferente porque es como para que te deje señal emocional.

| Candela Alba Chismógrafo

 

 

Estos días Rocío Flores está de máxima actualidad tras confesar los retoques estéticos a los que se ha venido sometiendo para mejorar su imagen y de los que se hizo eco hace unos días ESdiario. 

Y es que el cambio físico de la hija de Antonio David Flores de un año a esta parte es notable después de perder másd e 15 kilos durante su participación en Supervivientes y luego hacerse algún que otro retoquillo.

Así, la joven se sometió a un tratamiento epigenético que le permitió modelar la figura y eliminar la grasa restante, aunque no fue el único, ya que también se realizó una maderoterapia y un tratamiento de rayos UVA. Aunque si algo destacó fue la extracción de las bolas de Bichat para dar forma a su cara.

Ahora ha vuelto a sorprender a sus muchos seguidores después de que acompañara a su novio a tatuarse y ella también decidiera hacerlo. "Sí, he pecado", añadía la joven poco antes de mostrar los dos tatuajes que se había hecho en sendas muñecas.

Según explicó en sus stories de Instagram se ha tatuado las firmas de sus abuelos maternos, Rocío Jurado y Pedro Carrasco: "Son las dos firmas de mis abuelos, originales, clavado de sus puños y letra".



Para el tatuaje de su abuela Rocío Mohedano (Rocío Jurado) ha elegido acompañarlo de una rosa mientras que para el de su abuelo ha explicado que aparte de la firma de él ha querido tatuarse también el guante de boxeo con el que ganó el campeonato del mundo.

Y es que como bien ha confesado en más de una ocasión, tenía una estrecha relación con sus abuelos debido a la admiración que sentía por ellos. Un gesto que seguro que ha tocado la fibra más sensible de su madre, Rocío Carrasco, a pesar de que ni tengan trato ni se hablen.