| 23 de Mayo de 2024 Director Benjamín López

× Portada España Investigación Opinión Medios Chismógrafo Andalucía Castilla y León Castilla-La Mancha C. Valenciana Economía Deportes Motor Sostenibilidad Estilo esTendencia Salud ESdiario TV Viajar Mundo Suscribirse
Andrés Iniesta y Anna Ortiz.
Andrés Iniesta y Anna Ortiz.

Andrés Iniesta y Anna Ortiz dan la bienvenida a Olympya, quinta de la familia

El futbolista y su mujer, que residen en Japón desde hace cinco años, han sido padres por quinta vez y lo han anunciado con una foto en Instagram, igual que cuando anunciaron el embarazo.

| Redacción Chismógrafo

Andrés Iniesta y Anna Ortiz están de lo más felices tras dar la bienvenida a su quinto hijo, esta vez una niña. La pareja anunciaba de una manera de lo más original a finales del 2022 el embarazo con una fotografía felicitando el 2023 y enseñando, por primera vez, la barriguita que tenía Anna.

Ahora, Iniesta ha colgado en su perfil de Instagram una fotografía de su pequeña Olympya con el siguiente mensaje: "Bienvenida, Olympia! Con mucho amor estábamos esperándote! Y felicidades a nuestra supermami! Día maravilloso!". Una noticia de lo más alegre para la pareja y familiares que no han dudado en comentar multitud de seguidores del futbolista

La pareja, que se conoció en 2007 y se casó en 2012, reside desde que dejó el Barça en 2018 en la localidad japonesa de Kobe, donde el centrocampista sigue desplegando su magia con el balón en el Vissel Kobes. A su lado, su mujer y sus pequeños, que se han adaptado a la perfección al país nipón, en el que previsiblemente llegará al mundo el nuevo miembro de la familia, puesto que por el momento Iniesta no piensa en la retirada.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 

Una publicación compartida de Andres Iniesta (@andresiniesta8)

Un bebé muy deseado que se ha convertido en el mejor compañero de juegos para sus cuatro hermanos mayores: Valeria, de 11 años, Paolo, de 8, Siena, de 5 y Romeo, de 3. Fieles a su discreción, ni el futbolista ni su mujer se han pronunciado públicamente sobre su nueva paternidad durante todos estos meses. Una prudencia que, probablemente, se debe a la dolorosa vivencia que la pareja vivió en 2014, cuando perdieron al que iba a ser su segundo hijo a los ocho meses de embarazo.