| 08 de Diciembre de 2022 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
María Patiño.
María Patiño.

María Patiño monta un "pollo" de impresión por no ser invitada a un cumpleaños

Los ánimos están de lo más susceptibles en el plató del Sálvame de Telecinco desde hace ya bastante días y han supuesto la ruptura de amistades de años. Esta vez no llegó la sangre al río.

| Maribel Fernández Chismógrafo

Los ánimos andan revueltos en el universo Sálvame desde hace unos días a raíz del tremendo lío que se ha organizado por los 100.000 euros que Belén Rodríguez prestó a Kiko Hernández y que ha supuesto la ruptura de más de una amistad de años.

El caso es que una de las salpicadas por la polémica fue María Patiño, que está atravesando una fase emocional delicada.

De hecho, este jueves montó un "pollo" al ver en redes sociales que Belén Esteban había celebrado su cumpleaños y no la había invitado. La colaboradora se puso a "llorar" en mitad de la calle pero luego descubrió que, en realidad, no fue la colaboradora quien no la invitó.

Cabe señalar que Belén Esteban celebró su cumpleaños con una fiesta sorpresa que organizó su marido, Miguel, y un amigo. Según se pudo ver en redes sociales, además de una tarta personalizada, velas, música y muy buen rollo, hubo algunas ausencias.

María Patiño y los invitados a la fiesta sorpresa de Belén Esteban

En los vídeos publicados en sus perfiles de Instagram se puede ver a Carlota Corredera, David Valldeperas, Anabel Pantoja… pero no a los colaboradores de Sálvame y, entre ellos, a María Patiño. Puesto que la presentadora de Socialité se siente parte del círculo íntimo de la princesa del pueblo al ver las imágenes entró en brote: "He dicho ¿Perdona? Y he montado un pollo que te mueres", admitió.

Iba caminando y llamó a un amigo para desahogarse: "Me he puesto a llorar en mitad de la calle".

Todo ello antes de que le explicaran que era una fiesta sorpresa que le habían organizado en casa de un amigo americano: "Estaba muy sensible por otro palo que me llevé", confesó añadiendo que lloró consigo misma y no cometió el fallo de llamar a Belén para afearle el gesto: "Tragedia superada".