| 26 de Septiembre de 2023 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Investigación Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología esTendencia Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía Suscribirse
Ana Obregón ya está en España con su  hija-nieta, Ana Sandra.
Ana Obregón ya está en España con su hija-nieta, Ana Sandra.

Ana García Obregón y sus incongruencias. Su hija o nieta está en España

Adelantándose unos días a la fecha prevista para su llegada la actriz puede dar la sorpresa porque ha llegado haciendo lo contrario de lo que venía practicando al otro lado del charco.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

Minutos antes de las ocho de la mañana, Ana García Obregón y su hija/nieta llegaban a España. Han aterrizado en el aeropuerto Adolfo Suárez/Barajas de Madrid. Origen Miami. La bióloga y actriz ha pisado tierra española después de 2 meses. Hace 50 días se trasladada al país de nacimiento de su hija o nieta Ana Sandra Lequio. Es hija sentimentalmente hablando y nieta biológica estrictamente según lo sucedido. Es hija según la teoría del poeta Larra (el amor lo puede todo) y nieta según las teorías de la genética de Mendel (el poder de la genética). El resultado. En toquilla blanca llega Ana Sandra Lequio a nuestro país. Todo apunta que la semana que viene contará Ana García Obregón en su revista de cabecera Hola hasta el significado de la toquilla blanca. La cara de su hija ya la conocemos. A partir de ahora utilizaremos la fórmula del poeta Larra para hablar de la recién nacida hace dos meses. Es hija.

 

La llegada de Ana García Obregón con su hija por maternidad subrogada no es noticia. No es la primera. Ni la segunda. Ni la última. Muchas personas anónimas y más conocidas han optado por esta forma de "obtener" un niño, niña o quizás una "niñe" (en estricto guiño a la extrema izquierda que opta por la destrucción del lenguaje de Cervantes). Otro guiño al Quijote. Ahora muchos mediáticos arremeten contra Ana García Obregón. Son los mismos que se aplaudieron a ellos mismos cuando "compraron o adquirieron" a sus hijos fuera de nuestras fronteras. Actores, presentadores, directores y productores. Son los mismos protagonistas.

Ana Obregón y sus incongruencias al llegar a España con su hija 

Hoy la mujer que mejor posó en bañador, bikini y trikini es noticia por sus incongruencias. La Ana de los Siete ha decidido entrar en España por la puerta Premium del aeropuerto de Barajas. Todo con prisa, celeridad, y oscurantismo. Aquí no prima el interés del menor según la historia de estos dos últimos meses. Es su madre quien ha mostrado a la niña en su medio de comunicación y en redes sociales. No una, ni dos, ni tres veces. Todas las que ha deseado. Ella es la madre. Es la prensa quien ha decidido taparle la cara. Es una menor diga la madre lo que diga. El Derecho es una cosa y la necesidad de la felicidad de la madre es otra. Así es la vida. Los caprichos y la compra de una nueva situación emocional.

Ana García Obregón accede al aeropuerto de Barajas por la puerta especial para "gente pudiente". Una situación a la que tiene acceso la gente de pasta. No es excepcional. Es una opción accesible para todo el mundo pero no asequible para todo el mundo. Lo que es noticioso es que ahora sea la madre la que decide preservar a su hija después de dos meses donde la exposición ha llegado a límites insospechados y poco coherentes.

Fue la actriz quien acudió a los tribunales con su hijo Aless Lequio cuando era un niño para evitar que conociésemos su cara y su día a día. La intérprete consiguió que la Justicia le diese la razón. Es ahora cuando todo ha cambiado. O no. Ana García Obregón ha mostrado todo de su hija cuando estaba en Miami. Ahora ya está en España y todo puede cambiar. Quizás el "agua" de un país u otro hace que las reacciones de las mamás a los casi 70 años sean diferente. Es cuestión de esperar al miércoles que viene para conocer qué sucede en la nueva vida y felicidad de Ana.

La puerta premium de la revista Hola es la portada. Y pagada claro. Hoy en esta puerta no se paga. Hay que pagar. El abuelo Lequio ha decidido mantener silencio. En boca cerrada no entran moscas. Refranero español.