02 de Agosto de 2021 Director Antonio Martín Beaumont

× Home España Medios Tribunales Opinión Estilo Chismógrafo Deportes Tecnología Tvcine Economía M. Ambiente ESdiario TV Mundo C. Valenciana Andalucía

Alfonso Díez atraviesa por el momento personal más duro de los últimos tiempos

El duque viudo de Alba levantó ampollas y disparó todas la alarmas hace un par de semanas cuando no acudió al funeral por el sexto aniversario de la muerte de Cayetana Fitz-James Stuart.

| Jesús Manuel Ruiz Chismógrafo

 

 

El viudo de la duquesa de Alba atraviesa la situación personal más complicada de los últimos años. Su hermano Pedro Díez, quien fuera gran amigo de Jesús Aguirre, segundo marido de Cayetana Alba ha pasado varios días en la UCI del hospital madrileño San Rafael. La situación ha sido de suma gravedad durante semanas. Actualmente parece que está fuera de peligro aunque la mejoría va lenta y ya ha subido a planta, con la previsión de que pueda recibir el alta para la Nochebuena.

Así lo ha podido constatar a ESdiario un sanitario de este hospital del centro de Madrid.

Alfonso es tremendamente escrupuloso en el trato con los sanitarios y sigue a rajatabla los horarios del centro médico.

A principios del mes de noviembre, el hermano con el que más relación tiene tuvo que ser ingresado por la enfermedad de la Covid-19. Alfonso mantiene una excelente relación con todos sus hermanos. pero es con Pedro con quien el lazo familiar es más estrecho.

Ahora acude cada vez que puede al hospital para poder visitar a su hermano siempre que el horario hopistalario se lo permita.

Esta es la razón por la que Alfonso Díez no asistió el pasado 20 de noviembre al funeral en Sevilla en la Iglesia de los Gitanos en memoria de su mujer Cayetana. Andalucía estaba confinada perimetralmente. Esa fue la razón que se dio en su momento.

ESdiario cuenta ahora con la razón principal de su ausencia en la capital hispalense el pasado 20 de noviembre en el sexto aniversario del fallecimiento de Cayetana Fitz-James Stuart.

Esta situación es tremendamente dolorosa para el duque viudo de Alba. En el último año ha perdido a tres de sus hermanos con los que mantenía una excelente relación. Principalmente con Daniel con el que el lazo sanguíneo era más fuerte por la situación médica de este hermano menor.

Mientras tanto, se encuentra muy arropado por sus amigos madrileños (nada del papel couché) con los que viaja y se apoyan en momentos tan duros como los que atraviesa el que un día fuera el tercer y último marido de la Gran Duquesa.